lunes, 22 de enero de 2018

El ejército británico lanzó armas bacteriológicas contra su propia población

El Ministerio de Defensa convirtió a Gran Bretaña en un laboratorio gigante para llevar a cabo más de 100 pruebas secretas de guerra bacteriológica entre 1940 y 1979 con sus propios conciudadanos. Un informe del gobierno de 60 páginas publicado en 2003 reveló los ensayos por vez primera.

Muchas de las pruebas consistieron en liberar sustancias químicas y microorganismos potencialmente peligrosos sobre amplios sectores de la población sin anunciarlo públicamente.

El personal militar fue instruido para informar a cualquier “indagador curioso” de que los ensayos formaban parte de proyectos de investigación sobre la contaminación atmosférica y climática. Las pruebas, llevadas a cabo por científicos gubernamentales en Porton Down, fueron diseñadas para ayudar al Ministerio de Defensa a evaluar la vulnerabilidad de Gran Bretaña si los rusos hubieran liberado nubes de gérmenes mortíferos sobre el país.

En la mayoría de los casos, los ensayos no utilizaron armas biológicas sino alternativas que los científicos creían que imitarían la guerra bacteriológica y que, según el Ministerio de Defensa, eran inofensivas. Pero las familias de ciertas zonas del país que tienen hijos con defectos congénitos exigieron una investigación pública.

El capítulo del informe titulado “The Fluorescent Particle Trials” revela que entre 1955 y 1963 varios aviones volaron desde el noreste de Inglaterra hasta la punta de Cornualles a lo largo de las costas sur y oeste, lanzando enormes cantidades de sulfuro de zinc y cadmio sobre la población. El producto químico se desvió tierra adentro varias millas y su fluorescencia permitió el seguimiento de la dispersión.

En otro experimento en el que utilizaron sulfuro de zinc-cadmio, remolcaron un generador a lo largo de una carretera cerca de Frome, en Somerset, donde emitió la sustencia química durante una hora.

Aunque el gobierno insistió en que los productos químicos son seguros, es sabido que el cadmio es una causa de cáncer de pulmón y durante la Segunda Guerra Mundial fue considerado por los Aliados como un arma química.

Otro capítulo, “Large Area Coverage Trials”, describe que entre 1961 y 1968 el Ministerio de Defensa expuso a bacterias a más de un millón de personas a lo largo de la costa sur de Inglaterra, desde Torquay hasta el Nuevo Bosque, incluyendo E.coli y Bacillus globigii, que imitan el ántrax. La emisión procedió de un barco militar, el Icewhale, anclado frente a la costa de Dorset, que pulverizaba los microorganismos en un radio de 5 a 10 millas.

El informe también revela detalles de los ensayos del DICE en el sur de Dorset entre 1971 y 1975. Participaron científicos militares estadounidenses y británicos pulverizando en el aire cantidades masivas de bacterias de Serratia marcescens, con un simulante de carbunco y fenol.

Entre 1952 y 1964 emitieron bacterias similares en “The Sabotage Trials”. Se trataba de pruebas para determinar la vulnerabilidad a los ataques contra grandes edificios gubernamentales y de transporte público. En 1956, las bacterias fueron liberadas en el metro de Londres a la hora de la comida a lo largo de la línea norte entre Colliers Wood y Tooting Broadway. Los resultados muestran que los gérmenes se dispersaron a lo largo de unas 10 millas. Pruebas similares se llevaron a cabo en túneles que discurren bajo los edificios gubernamentales de Whitehall.

En los experimentos llevados a cabo entre 1964 y 1973 pusieron bacterias en los hilos de las telarañas y las metieron en cajas para comprobar si los gérmenes podían sobrevivir en ambientes diferentes. Estas pruebas se llevaron a cabo en una docena de lugares en todo el país, incluyendo el West End de Londres, Southampton y Swindon. El informe también da detalles de más de una docena de ensayos de campo más pequeños entre 1968 y 1977.

Luego el Ministerio de Defensa encargó a dos científicos que revisaran la seguridad de estas pruebas. Ambos informaron de que no existía ningún riesgo para la salud pública, aunque se sugirió que los ancianos o las personas que padecían enfermedades respiratorias podían haber resultado gravemente perjudicados si inhalaban cantidades suficientes de microorganismos.

Sin embargo, algunas familias en las zonas más afectadas por las pruebas secretas están convencidas de que los experimentos han llevado a sus hijos a sufrir defectos de nacimiento, discapacidades físicas y dificultades de aprendizaje.

David Orman, oficial del ejército de Bournemouth, exigió una investigación pública. Su esposa, Janette, nació en East Lulworth en Dorset, cerca de donde tuvieron lugar muchas de las pruebas. Tuvo un aborto espontáneo y luego dio a luz a un hijo con parálisis cerebral. Las tres hermanas de Janette, que también nacieron en la aldea mientras se realizaban las pruebas, también han dado a luz a niños con problemas inexplicables, al igual que varios de sus vecinos.

Las autoridades sanitarias locales ha negado que haya un grupo de afectados, pero Orman cree que no es así. “Estoy convencido de que algo terrible ha sucedido. El pueblo era una comunidad muy unida y tener tantos defectos de nacimiento en tan poco tiempo tiene que ser algo más que una coincidencia”.

Un diputado, Norman Baker, consideró “inaceptable que el público haya sido tratado como conejillos de indias sin su conocimiento, y quiero estar seguro de que las afirmaciones del Ministerio de Defensa de que estos productos químicos y bacterias utilizados eran seguros son ciertas”.

El informe del Ministerio de Defensa traza la historia de la investigación del Reino Unido sobre la guerra bacteriológica desde la Segunda Guerra Mundial, cuando Porton Down produjo pienso con esporas mortíferas de ántrax que se arrojaron en Alemania para matar al ganado. También da detalles de los infames experimentos con ántrax en Gruinard en la costa escocesa, que dejaron la isla tan contaminada que no pudo ser habitada hasta finales de los años ochenta.

El informe también confirma el uso del carbunco bacteridiano y otros gérmenes mortíferos en pruebas a bordo de barcos en el Caribe y frente a la costa escocesa durante la década de los cincuenta.

Cuando a Sue Ellison, portavoz de Porton Down, le preguntaron si este tipo de pruebas todavía se estaban llevando a cabo, respondió: “No es nuestra política discutir las investigaciones en curso”.

https://www.theguardian.com/politics/2002/apr/21/uk.medicalscience

Arde la Iglesia católica en Chile

Uno de los pilares fundamentales e históricos de la burguesía chilena, la Iglesia católica, ha quebrado definitivamente. La reciente visita de Bergoglio a Chile originó la quema y destrucción de seis iglesias católicas, lo cual no ha sido noticia porque no las ha incendiado ningún islamista.

El movimiento obrero vive una explosión de huelgas sin precedentes y la visita de Bergoglio ha actualizado la crisis de legitimidad de un régimen político heredado de la dictadura con la colaboración de la Iglesia católica. La destrucción de templos católicos sólo es un reflejo de su verdadero hundimiento, que las encuestas ponen de manifiesto.

No se trata sólo del típico encubrimiento de las violaciones sexuales, con 160 denuncias en las que están involucrados 80 sacerdotes y una monja. Una portada de El País consigna que “la crisis ha hundido el apoyo a la Iglesia, que ya venía bajando, hasta convertir Chile en el país con menos personas que se declaran católicas de toda Latinoamérica, solo el 44 por ciento. El 38 por ciento de los chilenos dice que no tiene ninguna religión, un récord regional que dobla la media”.

Las mujeres en Chile trabajan tres horas diarias más al día por las cargas familiares. La crianza de los hijos, el trabajo doméstico y el trabajo precario e inestable, sin derechos maternales, es un laberinto difícil de sortear para las mujeres de la clase obrera.

Siguen los asesinatos de mujeres. El grito de #NiUnaMenos, movimiento que en 2016 estalló en Argentina, inflamó las calles de Chile, alcanzando una protagonismo sin precendentes en la lucha contra la violencia hacia las mujeres en el país.

Todos los días las mujeres obreras se someten a abortos clandestinos e inseguros por los que se exponen a ir a la cárcel ya que la Iglesia católica impulsó la criminalización del aborto.

En todo el mundo las mujeres están en guerra con la Iglesia católica, y Chile no es una excepción. La demanda de aborto libre, seguro y gratuito, no sólo cuestionó a la Iglesia, también despertó a la sociedad. Han surgido protestas contra la criminalización de las mujeres que abortaban y manifestaciones organizadas por espacios tradicionales de coordinación de mujeres y se sumaban iniciativas en universidades y sindicatos, logrando llevar el debate a escala nacional.

En 2013 centenares de ellas interrumpieron una misa del arzobispo de Santiago Ezzati. Irrumpieron en la Catedral en el contexto de una protesta contra la obligación de llevar a término el embarazo de una niña de 11 años, que había sido violada reiteradamente por su padrastro. A la convocatoria difundida a través de redes sociales asistieron más de 10.000 personas.

domingo, 21 de enero de 2018

Inminente juicio contra dos militantes comunistas en Polonia

El periodista polaco Mateusz Piskorski
El 1 de febrero comenzará en Polonia un juicio contra varios militantes del KPP (Partido Comunista de Polonia), que será el primer paso para su ilegalización futura.

Como cualquier otro juicio de estas características, la represión es grosera también en Polonia. Inicialmente los acusados eran tres, pero en el momento de redactar el escrito de acusación uno ya había fallecido.

A los otros dos les acusan de llamar a derrocar “el sistema constitucional”, así, sin mayores detalles, ya que el fiscal se refiere en bloque al contenido de Brzask, la revista del KPP.

Lo mismo que hoy en Argentina, en la Constitución polaca impera esa hipocresía de “los dos demonios”, que aquí llamamos “equidistancia”, por la prohibición los partidos que utilizan “métodos fascistas y comunistas”.

Ya saben eso de “los unos y los otros”, “son todos iguales”, “los extremos se tocan” y demás. Son las argucias favoritas de los cretinos para lavarse la cara y parecer “centristas”.

El KPP es una organización cuantitativamente pequeña que reclama la tradición del movimiento obrero polaco desde los tiempos del partido socialista revolucionario “Proletariat” de 1880, así como de la socialdemocracia de los reinos de Polonia y Lituania, fundada por Rosa Luxemburgo y Félix Dzerzhinski, el Partido Comunista Polaco de 1918 a 1938, hasta el POUP (Partido Obrero Unificado) de la posguerra.

La posición del PKK sobre el papel de Polonia en la poguerra es muy matizada. Parte de constatar los enormes avances sociales y económicos logrados, así como fenómenos que considera negativos.

Su centro de influencia más importante es la llamada “cuenca roja” de Silesia, la región de Dąbrowa Gornicza - Sosnowiec de la Voivodina polaca, una zona obrera de larga tradición de lucha revolucionaria, sobre todo de los mineros.

Actualmente desarrolla una fuerte actividad contra las lacras derivadas de la salvaje restauración del capitalismo y la incorporación de Polonia a la OTAN, donde juega un papel fundamental en el este de Europa, de lo que es buena prueba la acogida que tuvo una cárcel secreta de la CIA en la que fueron torturados numerosos presos.

Polonia se ha convertido en un puntal del imperialismo en las fronteras de Rusia, por lo que los sucesivos gobierno han tenido que recurrir a las medidas reaccionarias más extremas contra los antifascistas, los emigrantes y las minorías nacionales.

El anticomunismo feroz es una constante en los medios de comunicación y la televisión, donde abundan toda clase de relatos sobre mil y un crímenes de la posguerra, tanto los cometidos en Polonia como en la URSS, a pesar de las encuestas no dejan lugar a dudas: la mayoria de los polacos sigue defendiendo las conquistas de la Polonia socialista, que ahora añoran.

Pero es un error creer que los comunistas son el único objetivo de la actual reacción polaca. El periodista Mateusz Piskorski, conocido por su denuncia de la OTAN y del apoyo de su país al gobierno ucraniano en la Guerra del Donbás, es otra de las dianas favoritas de la represión. Ha sido detenido sin que la fiscalía haya formulado una acusación en su contra, aunque han dejado caer que es “un espía ruso y chino”.

La OTAN realizará ‘juegos militares’ con bombarderos estratégicos en la misma frontera de Rusia

Bombarderos estratégicos de Estados Unidos pertenecientes a la OTAN realizarán simulacros de maniobras militares guiadas a unos 110 kilómetros de la frontera con Rusia. En un comunicado el Ministerio de Defensa de Estonia informó que la OTAN prevé simular “juegos militares con los bombarderos estratégicos” B-52 de Estados Unidos.

Los aviones estadounidense sobrevolarán el espacio aéreo de Estonia a una altura de seis kilómetros bajo el control de lanzamientos de Estonia, Letonia y Lituania, junto a militares de otros países de la OTAN.

El texto señaló que el objetivo de los simulacros es que la OTAN “aumente su capacidad ofensiva y la coordinación entre sus Ejércitos de tierra y aire. Y en caso de ser necesario puedan prestar apoyo aéreo en un conflicto bélico”.

Hasta los momentos se desconoce la fecha de los simulacros, debido a que el comunicado solo especificó que serán “próximamente”. Rusia ha desplegado armamento nuclear en las zonas estratégicas de su territorio, ante la creciente presencia militar de fuerzas de la OTAN y Estados Unidos cerca de su territorio.

El creciente interés de la OTAN, la Unión Europea y Estados Unidos en la zona, ha despertado alertas y rechazos de parte de Rusia, que no ve con buenos ojos que se realicen ejercicios e intervenciones militares en sus fronteras.

La nueva estrategia de ‘guerra fría’ del Pentágono

Trump está preparando al Pentágono para una lucha estratégica a largo plazo con las principales potencias mundiales que coloca al ejército estadounidense en una posición de Guerra Fría con Rusia y China en el futuro previsible, dijo el viernes un portavoz de la Casa Blanca.

La Estrategia de Defensa Nacional que lanzará el Secretario de Defensa James Mattis en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de John Hopkins en Washington, ordena al gobierno de Estados Unidos una acumulación plurianual del ejército que involucra más tropas, más armas y alianzas exteriores más fuertes.

Una copia anticipada del documento, que sirve como hoja de ruta del gobierno para mantener la supremacía mundial, dice que China y Rusia pretenden marginar la hegemonía mundial sobre la que Estados Unidos se ha asentado desde la Segunda Guerra Mundial.

Se remonta a la era de la Guerra Fría, en la que Estados Unidos proyectaba el poderío militar en todo el mundo. Se han elaborado dos versiones de la estrategia: una secreta y otra pública. “Si bien esta estrategia requerirá una inversión sostenida por parte del pueblo estadounidense, recordamos que las generaciones pasadas que hicieron sacrificios más duros para que podamos disfrutar de nuestra forma de vida hoy”, escribe Mattis al final del documento.

Si bien gran parte de la estrategia se centra en Rusia y China, el otro desafío para Estados Unidos es superar los “regímenes deshonestos”, como Irán y Corea del norte, y los “actores no estatales”, que es una jerga militar para los grupos militantes.

Aplastar tales amenazas solo se puede hacer con inversiones en tecnología e inteligencia de armas, alianzas y diplomacia, dice el documento, sin reconocer los planes para compensar los recortes de alrededor del 30 por ciento del presupuesto del Departamento de Estado.

Elbridge Colby, vicesecretario adjunto de Defensa para la estrategia y el desarrollo de la fuerza, dijo a un grupo de informadores que Rusia y China habían forjado nuevas alianzas y expandido su presencia militar a nuevos rincones del mundo.

Posicionar a los militares de Estados Unidos en el mundo posterior al 11 de septiembre de 2001 para centrarse en los desafíos más allá de Oriente Medio no es una idea nueva. Obama dejó la Casa Blanca con los militares combatiendo en Yemen, Somalia, Libia, Pakistán, así como en Irak y Afganistán.

La Estrategia de Defensa Nacional es, en muchos sentidos, una reiteración de los temas que Trump esbozó en diciembre con su primera estrategia de seguridad nacional que entregó un mensaje con su consigna “América Primero”.

Los gobiernos anteriores también publicaron estrategias de defensa nacional cada cuatro años en documentos de políticas extensos conocidos como “Revisión Cuatrienal de Defensa” ordenada por el Congreso. El último fue el de 2014.

http://time.com/5109551/donald-trump-military-defense-strategy/

sábado, 20 de enero de 2018

La presencia de militares expertos en intoxicación en las redacciones periódisticas ya es descarada

Durante la guerra de Kosovo dos grandes canales de noticias estadounidenses, CNN y NPR, admitieron que habían permitido a los oficiales de operaciones psicológicas de las fuerzas armadas trabajar como “internos en prácticas” en sus redacciones.

La CNN incorporó a cinco oficiales de operaciones psicológicas como periodistas eventuales y no remunerados, mientras que la NPR hizo lo mismo con tres, todos ellos expertos del grupo dedicado a la intoxicación informativa del ejército, con sede en Fort Bragg, Carolina del norte.

En Estados Unidos la ley prohíbe expresamente a los equipos de intoxicadores del ejército manipular los medios de comunicación.

El ejército dijo que el programa sólo pretendía dar a los jóvenes especialistas en medios de comunicación del ejército algo de experiencia sobre el funcionamiento de las grandes cadenas de noticias. Sin embargo, no pudieron esperar a que el ejército estadounidense no estuviera involucrado en una guerra.

Por su parte, tanto la CNN como la NPR negaron que los oficiales de operaciones psicológicas influyeran en la cobertura de las noticias y dijeron que las estancias se cancelaron en cuanto se enteraron los jefes.

Es mentira: el programa se canceló porque lo denunció el diario holandés Trouw.

También nos quisieron convencer de que esos “becarios del ejército” se limitaban a tareas menores, como contestar el teléfono, pero el hecho de que los expertos en propaganda militar estuvieran presentes en las redacciones mientras se transmitían las noticias de la Guerra de Kosovo provocó que los hipócritas se reasgaran las vestiduras: las grandes cadenas de comunicación no son nada diferente del mismo ejército en guerra.

“Durante la Guerra de Kosovo, al igual que en otras guerras, la pantalla de la CNN se llenó con una interminable procesión de belicistas defensores del bombardeo, muchos de ellos generales estadounidenses retirados”, escribió el periodista Alexander Cockburn.

https://www.theguardian.com/world/2000/apr/12/julianborger

Operación Rama de Olivo: Turquía desafía a Estados Unidos en el norte de Siria

El domingo de la semana pasada Estados Unidos anuncia la creación de una nueva milicia de 30.000 efectivos para apoderarse de las fronteras entre Turquía y Siria a través de sus peones kurdos del PKK/PYD/YPG.

El lunes los medios de comunicación revelan que Washington tiene un acuerdo secreto con los kurdos de Afrin, en el norte de Siria, para entregarles misiles antiaéreos.

El mismo día Turquía anuncia el despliegue de 40 blindados en la frontera siria para atacar a los kurdos en Afrin.

Los militares rusos se retiran de Afrin.

Turquía mantiene al gobierno de Damasco al corriente de sus planes de ataque.

Los turcos declaran que Washington quiere dividir Siria con el fin de repetir la experiencia de Irak y crear un protectorado en el norte de Siria, lo que consideran como una amenaza para la integridad territorial de Turquía.

Comienza la Operación Rama de Olivo: durante tres días la aviación turca, el ejército y sus milicias bombardean las posiciones kurdas en Afrin.

Erdogan amenaza con una operación por tierra y con capturar la ciudad de Manbij, en la orilla occidental del río Éufrates.

Siria advierte que los ataques turcos en Afrin son un acto de agresión contra su país y que su defensa antiaérea derribará a los cazas turcos si sobrevuelan Afrin.

Es absolutamente inverosímil que el ejército turco, además de enfrentarse a Estados Unidos, se decida a invadir Siria por tierra sin el aval de Moscú, a donde acuden el jueves los máximos dirigentes del ejército y de la inteligencia militar turcas.

En menos de una semana el ataque turco tiene éxito sin necesidad de enfrentarse a los padrinos de Washington. A Erdogan le ha bastado amagar con sus ahijados kurdos. El Pentágono renuncia a su plan para crear una guardia fronteriza kurda en el norte de Siria.

Siria ni siquiera ha necesitado mover un dedo.

Pero Estados Unidos no arroja la toalla. El miércoles en un discurso en el Instituto Hoover, el secretario de Estado Rex Tillerson deja las cosas muy claras y ya no necesita recurrir al gastado argumento del Califato Islámico, que cada vez huele más a viejuno.

Los yihadistas han sido un recurso coyuntural. A quien realmente combate Estados Unidos en Siria es a Irán, para lo cual Tillerson consolida otra nueva entelequia, el “arco chiíta” Irán/Irak/Siria/Hezbollah al que también podría haber añadido Yemen.

Dentro de poco tendremos “arco chiíta” hasta en la sopa. Otra guerra religiosa, aunque ni los alauitas de Siria ni los hithíes de Yemen tienen nada que ver con el chiísmo.

¿Se entienden mejor ahora las manifestaciones en las ciudades iraníes o se trata sólo de una coincidencia temporal?

En la medida que este nuevo enemigo es estratégico, las tropas de Estados Unidos no se pueden a marchar del norte de Siria por las buenas, dice Tillerson.

A partir de ahora la presencia militar de tropas de Estados Unidos ya no será encubierta sino descarada.

La única mentira de Tillerson es que en Rojava no hay 2.000 sino un poco más del doble: 5.000 soldados del Pentágono.

Es una constante del ejército estadounidense, desde su llegada a Filipinas en 1898. Son igual que el chicle que se queda pegado al zapato. Allá donde van, no regresan nunca.

En Vietnam los tuvieron que echar por la borda (a costa de cinco millones de muertos).

¿Cuántos cadáveres necesita Trump para ordenar la retirada de Siria?

Corea del norte entra en la lista de Estados que apoyan el terrorismo

En noviembre Estados Unidos cometió su enésima torpeza al añadir a Corea del norte a la lista de “Estados que apoyan el terrorismo” junto a Irán, Siria y Sudán. Los demás países del mundo, como el propio Estados Unidos, faltan en el listado.

Corea del norte había desaparecido de la lista en 2008 y Cuba en 2015, ya que impuso esa condicion para la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Son decisiones de quita y pon, arbitrarias y, lo que es peor, propias de verdaderos tarados que ni siquiera son capaces de explicar los motivos de la exclusión y ahora los de la inclusión, ni siquiera la de imponer más sanciones contra Pyongyang porque ya no hay sanciones que imponer; han agotado el cupo.

En Estados Unidos la estulticia es viral entre las altas esferas y la prensa no se escapa de ella. Después de dar la bienvenida a las conversaciones entre las dos Coreas, un editorial del New York Times lanzaba el 2 de enero la insidia de que se trataba de una estratagema de Pyongyang para romper la alianza entre Estados Unidos y Corea del sur.

El desprestigiado periódico no puede hacer uso de su sentido común y admitir que dichas negociaciones no han sido impulsadas por el gobierno del norte, sino por el del sur por una cadena de dos razones bien sencillas de entender:

a) en Seúl han comprobado que sus aliados de Washington estaban dispuestos a llevar la tensión hasta sus últimos extremos

b) eso es posible porque en una situación así quien se quema los dedos no es Estados Unidos sino Corea del sur (entre otros)

La frivolidad de Estados Unidos respecto a sus aliados en el Extremo Oriente es como apostar con dinero ajeno. Nunca pierdes nada.

Pero a Estados Unidos lo que le preocupa es la poca colaboración de China, que a nosotros nos ha parecido demasiada. Están tan mosqueados que pierden los papeles y se ponen a hablar de extender las sanciones a Pekín.

Una vez más, el problema de Corea nunca estuvo en las manos de Pekín, pero en la Casa Blanca creyeron otra cosa: que los demás iban a hacer el trabajo sucio que sólo ellos son capaces de hacer.

El fracaso de la táctica de Trump ha puesto en primer plano a Rusia y a Corea del sur, que son quienes han tomado ahora la iniciativa. Recordemos lo que le ocurrió a Song Tao, cuando Xi Jinping le envió a Pyongyang en noviembre y Kim Jong-un ni siquiera se dignó recibirle en los cuatro días que duró la visita.

Los norcoreanos se han hartado de los chinos y, una vez más, tienen razón, aunque no cabe duda que el papel de China seguirá siendo crucial en el futuro de la Península coreana.

Por su parte, China ha dejado claro que no está dispuesta a presión sobre las sanciones en la medida en que tales medidas pongan en peligro la seguridad del país la estabilidad del régimen norcoreano o amenazar los medios de subsistencia de la población.

50 años del mito de Mayo del 68: ¿siempre nos quedará París?

Las imágenes en blanco y negro de estudiantes lanzando adoquines sobre las barricadas en el barrio Latino de París en mayo de 1968 todavía se utilizan para definir un momento de vital importancia en la historia moderna de Francia.

Pero mientras que el país se prepara para una serie de exposiciones, libros y actos que conmemoran los cincuenta años de esta revolución estudiantil y obrera, los historiadores están decididos a desmontar los mitos. Quieren contar la historia completa de un movimiento nacional que incluyó a trabajadores inmigrantes, mujeres de clase obrera, médicos, bailarines y taxistas, que se alzaron para cuestionar a la autoridad en todas sus formas.

Dado que el tema fundamental de mayo de 1968 fue hablar alto y claro –dando voz a los que no la tenían– han empezado a surgir una serie de comparaciones con el movimiento #MeToo que anima a pronunciarse contra el acoso sexual y los abusos.

En Francia, hay asombro y furia contra una carta firmada por la actriz Catherine Deneuve y otras figuras importantes de la generación del 68 criticando el movimiento #MeToo. Es una forma de dar a entender que la gente debería pensárselo dos veces antes de hablar de acoso, y ha hecho que se hagan preguntas sobre si los firmantes no están desconectados de la realidad de las nuevas luchas de la sociedad.

Las protestas de mayo del 68 son recordadas por los estudiantes de Nanterre, a las afueras de París, que se rebelaron contra las normas que impedían que hubiera visitas entre hombres y mujeres en sus residencias. Pero la polémica en torno a ser tratado como un adulto pronto se vio eclipsada por una preocupación y una desilusión mucho mayor con el liderazgo de un envejecido general De Gaulle en una sociedad opresiva y jerárquica.

Más de nueve millones de trabajadores organizaron huelgas en mayo de 1968, cerrando fábricas, ocupando lugares de trabajo y paralizando Francia con el movimiento huelguista más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. La jerarquía fue desplazada, pero fue una revolución lenta y progresiva. De Gaulle ganó las elecciones en junio de 1968, para dimitir solo un año después.

La estructura de poder de la Quinta República que creó ahora es más fuerte que nunca en la forma liderada por el centrista Emmanuel Macron. Y en relación a la revolución sexual y los cambios en el seno de una sociedad machista, incluido el derecho al aborto, pasaron algunos años hasta que comenzaron a producirse a lo largo de los 70.

Las dudas dentro del entorno de Macron para decidir si se celebrará o no una conmemoración presidencial oficial de mayo del 68 es una muestra de la disputa que existe sobre su legado. El aspecto clave fue que las huelgas históricas de trabajadores cambiaron las relaciones laborales y salariales. Pero no está claro si Macron –que camina sobre una delgada línea entre apoyos de izquierdas y de derechas, y que impulsó cambios en la legislación laboral a través de decretos, quiere celebrar el poder de las huelgas.

Macron, de 40 años, es el primer presidente francés nacido después de 1968. Había rumores de que daría un discurso sobre cómo el pensamiento utópico se ha perdido en la política moderna. Todavía no se ha decidido nada, pero la derecha ya se está quejando. Después de todo, el último presidente de derechas, Nicolas Sarkozy, prometió “liquidar la herencia del mayo del 68”, lamentando cómo había desafiado el orden moral francés.

El historiador Philippe Artières ha estudiado documentos del Gobierno sobre el Mayo del 68 que acaban de ser publicados para una exposición en el Archivo Nacional de París. El especialista señala que es impactante ver cómo se hablaba –y se escuchaba– sobre las ideas de la gente para la sociedad a pesar de la represión del momento.

“El año 1968 es un momento en el que se le da voz a la gente que nunca había hablado de sus condiciones laborales, de vida, de la manera en la que era alienada. Mujeres, trabajadores, inmigrantes consiguen la oportunidad de hablar. Esto es especialmente interesante en el momento actual en Francia, en el que la cuestión de alzar la voz es central a través de campañas como la de #MeToo y #BalanceTonPorc [el equivalente francés que viene a significar ‘delata a tu cerdo’]”, explica Artières.

“Hoy en día, cuando hablamos de los cambios en la sociedad de mayo de 1968, en realidad hablamos de los años siguientes. No hubo una liberación sexual en Francia en 1968, eso es falso. Era una sociedad extremadamente machista, donde se esperaba que las chicas hicieran los bocadillos mientras los chicos protestaban. Los avances en derechos de la mujer vinieron más tarde, en los 70”, añade Artières.

La historiadora Danielle Tartakowski dice que el año del aniversario subrayará que el Mayo del 68 no sólo fue una huelga de estudiantes, sino que también lo fue de trabajadores, que no sólo fue en París, sino en todo el país, y no sólo en Francia, sino con un trasfondo global de movilizaciones desde Praga a Estados Unidos.

“Somos un poco prisioneros de un mito construido alrededor de las barricadas del barrio Latino”, dice Tartakowski. “Es una serie de acontecimientos mucho más compleja”.

http://www.correodelorinoco.gob.ve/sistema-politico-frances-aniversario-mayo-68/

viernes, 19 de enero de 2018

Stark: el papel de la CIA en el tráfico de drogas en Europa

El libro que escribió el sociólogo Giuseppe De Lutiis hace 20 años, “I servizi segreti en Italia” (Los servicios secretos en Italia), es un obra autorizada no tanto por la titulación universitaria del autor como por ser un integrante de los servicios secretos. De Lutiis escribe, pues, desde dentro.

En 1994 le nombraron consultor de una comisión parlamentaria que se formó en Italia para analizar ciertos atentados cometidos por la OTAN/Gladio y sus colegas del espionaje durante los “años de plomo” (1968-1978 aproximadamente).

De Lutiis tuvo la oportunidad de analizar documentación reservada de Estados Unidos que bien podría resumirse en el informe de ROS (Raggruppamento Operativo Speciale), un equipo de los Carabineros, titulado “Apuntes sobre las actividades de guerra psicológica y no ortodoxa llevadas a cabo en Italia entre 1969 y 1974 a través del Aginter Presse”.

Dedica varias páginas a exponer detalles sobre el papel de la CIA en el tráfico de drogas, tanto dentro de Estados Unidos como en Europa, un asunto ya muy conocido que en De Luttis aparece vinculado a la OTAN/Gladio, a los grupos fascistas y, naturalmente, a la mafia, que no es nada distinto de los otros dos.

Además de la mafia, Estados Unidos tiene en común con Italia a un espía de la CIA, Ronald Stark, al que sus jefes encargaron la difusión de las drogas desde los años sesenta dentro de los movimientos progresistas de la costa oeste de Estados Unidos para lograr su desmovilización. Se llamó Operación Luna Azul.

El juez italiano Giorgio Floridia documentó que el origen de Stark era militar. A principios de los años sesenta trabajó en el departamento de “proyectos especiales” del Pentágono y luego, de forma periódica, siguió recibiendo cheques firmados en Fort Lee, en Nueva Jersey, uno de los centros logísticos del ejército estadounidense.

Stark empezó en la costa oeste, de donde pasó a Nueva York y luego saltó a Europa donde no se presentaba como agente de la CIA, ni tampoco como vendedor de drogas. Era un “revolucionario” entregado a “la causa” en cuerpo y alma, sobre todo a la de Palestina. No había mejor salvoconducto. Al mejor estilo de aquella época, el postureo le permitía meter las narices en todo tipo de ambientes y no hacer nada.

La policía italiana le detuvo en febrero 1975 en el hotel más lujoso de Bolonia, donde encontraron mucho dinero en divisas y casi 5 kilos de marihuana, morfina y cocaína. Portaba cuatro pasaportes diferentes, uno de ellos británico bajo el nombre de Terrence W. Abbott.

Lo interesante del caso es que el pasaporte era genuino, pero la historia de quién se lo dió nunca se divulgó, ni falta que hace, porque es obvia la condición de una institución que puede expedir un pasaporte auténtico que es falso (o al revés).

No obstante, la policía no tardó en descubrir su verdadera identidad. Había nacido en Nueva York el 9 de abril de 1938, era propietario de dos granjas en California y un “holding” en Liechtenstein, aunque lo más jugoso era su centro de investigación biomédica en Le Clocheton, Bélgica, la tapadera de un laboratorio de la CIA para la fabricación de LSD. En sólo dos años, según el informe de ROS, el laboratorio había fabricado 50 millones de dosis de LSD.

Como buen espía, además Stark tenía una caja fuerte en una sucursal romana del Banco Comercial, donde la policía encontró documentación para la síntesis del LSD, además de cálculos para el envío y siembra de semillas de marihuana y cristales de LSD que entonces no eran muy conocidos. En una ampolla había algo no identificado, quizá una muestra de THC, el principio activo del cáñamo.

Otro tipo de documentos de la caja fuerte probaban la relación de Stark y de la CIA con la escoria italiana: el antiguo presidente de la Junta Minera Siciliana, el mafioso Graziano Verzotto, el procónsul de Andreotti y de la democracia cristiana, Salvo Lima, el príncipe golpista Giovanni Alliata di Montereale, y el antiguo jefe del Servizio Informazioni Difesa, Vito Miceli.

Además, Stark mantenía sus contactos al otro lado del Atlántico, de los que recibía cartas con membretes de embajadas. En la cárcel, recibió la visita del vicecónsul de Estados Unidos en Florencia, Wendy M. Hansen, y sostuvo reuniones con varios policías y agentes de inteligencia italianos.

La biografía de cada uno de estos sujetos da para escribir una enciclopedia. Pero sería redundante; es más de lo mismo: la OTAN/Gladio, la CIA, la mafia, los servicios secretos italianos, los golpistas, los fascistas... Seis personas distintas encarnadas en un único dios verdadero.

A pesar del número y la gravedad de los delitos, Stark sólo estuvo cuatro años en la cárcel, aunque en 1982 le volvieron a detener cuando se dirigía de Nueva York a Holanda, una operación en la que la policía capturó un alijo de 16 kilos de hachís y una falsa identidad libanesa.

Esta vez la cárcel fue aún más liviana: un año de encierro.

Pero el nombre de Stark siguió apareciendo por los rincones más insospechados de los bajos fondos italianos, por lo que los jueces pidieron su extradición a Estados Unidos bajo la acusación esta vez de... terrorismo. La respuesta no pudo ser más terrorífica: el 25 de enero de 1985 la policía estadounidense asegura que Stark había muerto en las Antillas el mes de julio anterior, es decir, en julio de 1984.

La respuesta iba acompañada del correspondiente certificado de defunción... Sí, uno parecido al de Paesa y tan verídico como él.