lunes, 11 de diciembre de 2017

Un juzgado de Gipukoa investigará la violación de una niña de 14 años y otros crímenes franquistas

El juzgado de Instrucción número 4 de Bergara (Gipuzkoa) investigará de oficio los crímenes del franquismo denunciados por el Ayuntamiento de Elgeta. Se trata de una decisión histórica, que quiebra lo ocurrido hasta ahora en los tribunales españoles, donde este tipo de denuncias eran sistemáticamente rechazadas.

Elgeta, una localidad de mil habitantes situada a 66 kilómetros de Donostia. Hace 80 años, sus vecinas y vecinos conocieron en carne propia la crueldad de los sublevados franquistas, quienes llegaron a violar a una niña de 14 años. Se llamaba Anttoni Telleria y aquel día no sólo tuvo que soportar los abusos sexuales: también vio cómo los verdugos mataban a sus padres.

Este caso figura entre los 14 crímenes denunciados por el ayuntamiento de Elgeta que ahora serán investigados por el juzgado de Bergara. En la denuncia figuran también dos casos registrados en junio y julio de 1980, durante la transición, y atribuidos a grupos fascistas que formaban parte de la denominada “guerra sucia”: se trata de un atentado con explosivos cometido contra el ayuntamiento de Elgeta y otro contra el bar Ostatu. Ambos ataques, que se saldaron con daños materiales, nunca fueron aclarados.

“Estamos esperanzados; creemos que es un paso muy importante en la lucha contra la impunidad”, señaló el alcalde. La batalla de este pueblo para conseguir justicia empezó, al menos desde un punto de vista judicial, en julio del año pasado, cuando la corporación decidió querellarse contra los crímenes del franquismo en el juzgado de Buenos Aires a cargo de María Servini de Cubría, donde se investigan casos de este tipo. Al mismo tiempo, el ayuntamiento formalizó una denuncia ante el juzgado de Bergara. El auto de este último tribunal está fechado el 14 de noviembre, pero ha sido dado a conocer hoy.

La magistrada ordena abrir diligencias previas ya que entiende que los hechos denunciados “presentan los caracteres de un delito de genocidio y crímenes contra la humanidad, que es perseguible de oficio, por lo que procede instruir la causa criminal que corresponda en atención a la pena señalada al delito”.

La jueza a cargo de las investigaciones citará ahora a varios testigos, que declararán a mediados de enero. Se trata, principalmente, de familiares de víctimas del franquismo que por primera vez serán escuchadas en un tribunal español.

http://www.publico.es/politica/juzgado-gipuzkoa-ordena-investigar-crimenes-del-franquismo-localidad-euskadi.html

Los policías de la transición se adiestraron en la dictadura militar argentina

Entre 1976 y 1983, cientos de militares argentinos se especializaron en diferentes métodos de tortura. No figuraba oficialmente en los programas de estudio, pero alcanzaba con incorporarse a alguno de los temibles “grupos de tareas” –eufemismo empleado para identificar a los comandos a cargo de los secuestros y torturas de opositores– para aprender el amplio y tenebroso arte de los tormentos.

Sus inventores lo llamaban “teléfono”, pero no servía precisamente para hablar. En la Argentina de los campos de concentración, aquel temible instrumento era una pieza más en el catálogo del infierno: cuando los torturadores tenían ganas de jugar, lo utilizaban para atormentar aún más a sus víctimas. Básicamente, consistía en un aparato que daba descargas simultáneas de electricidad en oreja y boca. Era simplemente horroroso. Otro día podían meterte un tubo por el ano y soltar dentro una rata. “Rectoscopio”, lo denominaban los verdugos.

A fuerza de electrocutar, ahogar y golpear a personas indefensas, la dictadura de Jorge Rafael Videla se hizo un hueco en el disputado mercado de la lucha anticomunista. O antiterrorista, como preferían (y prefieren) denominarla aquellos que buscaban justificar tales crímenes. En ese contexto, la España de la transición apostó firmemente por la “escuela argentina” a la hora de formar a varios policías, guardias civiles y miembros del ejército. Todo ello ocurrió en los prolegómenos de la creación del GAL, el grupo terrorista que practicó la guerra sucia contra ETA.

Estos casos llegaron a mediados de los noventa a la Audiencia Nacional, donde el juez Baltasar Garzón efectuaba una investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura argentina. Sin embargo, el magistrado no dispuso de toda la información existente en torno a este asunto, y no precisamente porque los documentos en cuestión hubiesen desaparecido. Nada de eso. El gobierno de José María Aznar no aportó todos los archivos que daban forma a este capítulo de la colaboración establecida entre España y el régimen genocida de Videla.

En el marco de aquel procedimiento judicial, Garzón recibió un listado de militares españoles que habían realizado cursos en Argentina durante los años de la dictadura. El documento había sido enviado el 19 de enero de 1998 por el Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército, que había localizado en sus registros los casos de 10 militares que entre 1979 y 1983 se desplazaron a Buenos Aires. La mayoría eran coroneles y habían realizado cursos en la Escuela de Inteligencia del régimen argentino.

El 13 de mayo de 1998 el entonces ministro de Defensa, Eduardo Serra, envió a Garzón un listado más amplio sobre “nombre y empleo de los militares españoles que siguieron cursos en centros militares argentinos entre los años 1976 y 1983”. Ese documento incorporaba los nombres del coronel de Infantería Marina Cristóbal Gil y Gil y del general de División del Ejército del Aire José María Paternina Bono, quienes también habían cursado estudios en el país sudamericano en 1981 y 1982 respectivamente.

El coronel Gil y Gil llegó a ser señalado por una de las víctimas de la ESMA, el mayor campo de concentración de la dictadura. Según el sobreviviente Víctor Basterra, el militar español había participado en secuestros, algo que el acusado negó ante el juez Garzón. Durante su declaración en sede judicial, efectuada el 16 de junio de 1998, incluso aseguró que cuando viajó a Argentina no sabía que allí se estaban produciendo desapariciones, algo que entonces era de público conocimiento a nivel internacional.

La transcripción de su declaración ofrece algunas otras pistas. “Preguntado si en el curso mencionado también se le instruyó sobre formas de combatir la subversión, contesta que esas eran las técnicas conocidas en España y en cualquier otro país occidental, siendo normales la existencia de libros de guerra de guerrillas. Por el contrario, el contenido del curso estaba centrado en el estudio del pensamiento y sus diferentes manifestaciones a través del Estado”, aseguró. También admitió que en 1981, cuando fue designado para realizar ese curso, efectuaba labores de Inteligencia “en el ámbito de lo que en aquel entonces era el antecedente del CESID”.

Ni las declaraciones de Gil y Gil ni los listados obtenidos por Garzón con los nombres de otros 11 militares tuvieron mayor recorrido. La causa llevada adelante por el magistrado de la Audiencia Nacional se detuvo en 2003, cuando Argentina anuló las leyes de impunidad y comenzó a investigar los crímenes de la dictadura. De esta manera, las averiguaciones que se habían emprendido en Madrid para conocer el papel de los militares españoles adiestrados en Buenos Aires quedaron paralizadas.

Hay una serie de documentos que no fueron aportados por el gobierno de Aznar a Garzón y que demuestran que la “formación” de policías y militares españoles en Argentina fue bastante más amplia. Esta estrecha colaboración se enmarcó en un “plan de becas” establecido inicialmente por el régimen de Videla para formar a agentes de otras dictaduras latinoamericanas.

En septiembre de 1977 la dictadura decidió ampliar esa oferta “a la Institución policial del Reino de España”. Así consta en un documento firmado por el entonces Jefe de la Policía argentina, Edmundo René Ojeda, quien destacaba que “la presencia de miembros de las instituciones hermanas” –en alusión a España– permitiría “optimizar” esfuerzos para “enfrentar con éxito la lucha común contra la delincuencia en todas sus formas”.

“En función de ello, se procura concurrir al intercambio de conocimientos y experiencias, en el que será de importancia el aporte de representantes de la Madre Patria. Asimismo, habrá de lograrse un acercamiento entre Fuerzas, idóneo para estrechar los vínculos que las unen”, señala el documento enviado por Ojeda al embajador de Videla en España, Leandro Enrique Anaya. También explicaba que todos los cursos tendrían “carácter intensivo, con clases teórico-prácticas dictadas de lunes a sábado inclusive, complementadas con visitas de estudio y/o conferencias especiales”.

El 25 de noviembre de 1977 el ministerio de Exteriores de España informó que el gobierno de Adolfo Suárez había aceptado las becas ofrecidas por la dictadura para miembros de las Fuerzas de Seguridad. “El Ministerio de Asuntos Exteriores saluda atentamente a la Embajada de la República Argentina en Madrid, y en relación con su nota verbal número 385, sección 2, de 19 de octubre último, relativa al Plan de Becas de la Policía Federal Argentina, tiene la honra de informarle que la Subsecretaría de Orden Público del ministerio del Interior acepta dos de las becas ofrecidas, a fin de que un oficial de la Guardia Civil y otro de la Policía Armada puedan realizar el Curso de Explosivos previsto para el día 23 de octubre de 1978”, señalaba la nota.

La colaboración continuó en años posteriores. En otro documento fechado el 3 de agosto de 1979 la embajada de Videla en Madrid notifica a la Subsecretaría del ministerio del Interior de España que “la Policía Federal Argentina ha informado a nuestra Cancillería que acepta la postulación del capitán Miguel Ángel Ortiz Asín y la del teniente Ángel Martín San Miguel, ambos pertenecientes al cuerpo de la Guardia Civil, para realizar el curso II Explosivos Latinoamericanos (sic), que dará comienzo el 10 de octubre próximo, de acuerdo con el Plan Becas 79”.

Cuando Garzón investigaba este tipo de colaboraciones, el gobierno de Aznar no aportó ninguno de estos documentos en el juzgado. Su “omisión” permitió que estos acuerdos siguieran escondidos. Luego, la causa se cerró.

http://www.publico.es/politica/dictadura-argentina-gobierno-aznar-oculto-datos-militares-policias-adiestrados-videla.html

Estados Unidos perdería una guerra contra Rusia y China

En una hipotética guerra mundial que enfrentara a Estados Unidos contra Rusia en Europa o con China por Taiwán, resultaría derrotada, según un informe del grupo de expertos Rand, citado el sábado por CNBC.

Se trata de un documento de 190 páginas compilado por el grupo de expertos en política mundial con sede en Estados Unidos, se titula “Fuerzas Militares de Estados Unidos para un Mundo Peligroso”. Las capacidades de dos países, Rusia y China, han avanzado tanto que bajo ciertas condiciones tendrían una ventaja militar sobre Estados Unidos.

Los autores del informe aseguran que en la actualidad, las fuerzas armadas de Estados Unidos están “insuficientemente capacitadas y preparadas”, especialmente en términos de los componentes del servicio activo.

“En resumen, proporcionar el poder militar requerido por la ambiciosa estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos, que nunca ha sido fácil, se ha convertido recientemente en un desafío considerablemente mayor”, dicen. “La coincidencia de esta nueva realidad con un período de presupuestos de defensa limitados ha llevado a una situación en la que ahora está lejos de quedar claro que nuestras fuerzas militares son adecuadas para las tareas que se les presentan”.

“Dicho más crudamente, las evaluaciones en este informe muestran que las fuerzas estadounidenses podrían, bajo supuestos plausibles, perderán la próxima guerra que están llamados a librar, a pesar de los Estados Unidos gastar más que las fuerzas militares de China en una proporción de 2,7: 1 y Rusia por 6 : 1”. Los expertos añaden que Estados Unidos “necesita mejorar”.

Según los analistas, la OTAN podría enfrentar ciertas dificultades si Rusia decide mudarse a los países bálticos. “En resumen, llegamos a la conclusión de que, como está en la actualidad, la OTAN no puede defender a los Estados bálticos contra un ataque ruso decidido y de breve duración”, dice el documento.

En el caso de China, Estados Unidos tendría dificultades para defender a Taiwan si Pekín opta por recuperar la república insular. Además, China estudió campañas militares estadounidenses anteriores para desarrollar estrategias propias sobre esta base.

http://tass.com/defense/980090

La alianza entre los partidos comunistas gana las elecciones de Nepal por amplia mayoría

Una alianza entre los partidos comunistas de Nepal formada por el CPN-UML (marxista-leninista) y el CPN Centro (maoísta) se perfila como clara ganadora de las históricas elecciones generales que culminaron el pasado jueves en el “techo del mundo” cuando se ha contado un 60 por ciento de los votos.

“El UML va camino de convertirse en el partido con mayor representación mientras que el Centro Maoísta y el Partido del Congreso están en segunda y tercera posición respectivamente”, indicó el portavoz de la Comisión Electoral Nabaraj Dhakal.

Nepal celebró el pasado jueves la segunda y última fase de las históricas elecciones generales con las que se pondrá fin a 18 años de interinidad en el Legislativo y para dar paso a un nuevo Parlamento bicameral aprobado en la Constitución de 2015.

En la votación se eligieron a 165 miembros de los 275 miembros del Parlamento Federal (cámara baja) y a los representantes de las asambleas provinciales, donde a su vez se nombrará a los 59 senadores de la nueva cámara alta o Asamblea Nacional.

De acuerdo con el cómputo hasta las 12.00 de hoy (6.15 GMT) el UML gana 51 escaños y encabeza el recuento de otros 27, mientras que los maoístas se han adjudicado 22 y encabezan otros 13 recuentos.

El UML y los maoístas alcanzaron un acuerdo preelectoral para concurrir de forma conjunta y no presentar candidatos en aquellas circunscripciones en que lo hiciera el otro partido.

Ese acuerdo implicaba que el UML presentaría candidatos en el 60 por ciento de las demarcaciones electorales y los maoístas en el 40 por ciento restante.

El actual partido de gobierno, el Congreso de Nepal, está sufriendo un duro correctivo hasta el momento al haber obtenido apenas 10 escaños, encabezando el recuento en otros 12.

“Tenemos que admitir que al NC le ha ido bastante mal. Nos sentaremos una vez que los resultados salgan para analizar qué fue mal”, indicó Gagan Thapa, miembro del Comité de Trabajo del Congreso de Nepal.

Los partidos madhesi, de la región sureña de Terai, la más industrializada del país y escenario de constantes tensiones, ganan hasta el momento 6 asientos y encabezan otros 15.

Además de los 165 diputados elegidos directamente, otros 110 serán elegidos de acuerdo con un sistema que tendrá en cuenta el resultado de votos de cada partido en todo el país.

Se espera que el recuento final de los escaños de elección directa finalice mañana y que la asignación de los 110 escaños en base al resultado proporcional pueda concluir el viernes, según indicó Dhakal.

Los resultados en las elecciones provinciales han sido similares a los de la elección nacional.

Con el nuevo Parlamento bicameral, Nepal pondrá punto final a un proceso de transición que comenzó en 2008 con el final de la monarquía, dos años después del final de la guerrilla maoísta.

El Tribunal de la OTAN: un muerto más, un problema menos

Praljak toma un sorbo de cicuta
Es posible que los lectores se hayan dado cuenta de lo mal informados que están cuando los monitores de su televisor les mostraron que un general croata, Slobodan Praljak, se suicidaba delante de sus verdugos, ridículamente disfrados con una toga: “Praljak no es un criminal. Rechazo con desprecio su veredicto”, dijo antes de caer fulminado después de beber un vasito de cicuta.

¿Hay un Tribunal Internacional en La Haya?, ¿siguen los juicios por los crímenes de la Guerra de los Balcanes?, ¿por qué nadie nos informa? Hay que esperar que se produzcan acontecimientos espectaculares como éste que nos sacan de nuestro estupor, pero después del relámpago, la noche vuelve a quedar tan oscura como antes. ¿Se ha acabado el juicio con la cicuta?, ¿a quién juzgan?, ¿a quién condenan?, ¿con qué pruebas?, ¿cuáles son los veredictos?

El lector puede pasarse el resto del día haciéndose preguntas a las que no encontrará respuesta. En los Balcanes se cometieron crímenes contra la humanidad, pero a la humanidad no nos informan de nada.

Es evidente que la Guerra de los Balcanes aún no se ha acabado. Sus protagonistas siguen muriendo, aunque ahora el campo de batalla se ha trasladado a la ciudad holandesa de La Haya. Luego algún payaso dirá ante los micrófonos que en Europa no hay presos políticos, algo que es propio sólo de países difíciles de poner sobre el mapa, como Tanzania o Sri Lanka.

“Los detenidos son acusados que esperan juicio y a quienes, por lo tanto, hay que presumir inocentes, lo que no siempre se comprende bien en el exterior: poseen derechos que no tendrán una vez condenados”, dijo a la prensa Marc Dubuisson, director de los servicios de apoyo judicial del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoeslavia.

Dubuisson es el responsable de la cárcel de máxima seguridad del barrio residencial Scheveningen en la que encierran a los chivos expiatorios de la guerra. Como todo lo que hacemos en Europa, es una “cárcel modelo”, a diferencia de las de Tanzania o Sri Lanka, que dejan mucho que desear en materia de derechos humanos.

Señores africanos y demás termundistas: fíjense bien cómo somos los europeos en estos asuntos. Hemos tenido encerrados a los yugoeslavos durante 15 años en espera de juicio, pero es posible que eso no se lo hayan contado. A uno de los presos (serbio) le tuvieron un año encarcelado con un tumor cerebral antes de enviarle a un hospital de su país, donde murió nada más llegar. ¿Les han contado a Ustedes cuántos altos dirigentes serbios han muerto o se han suicidado en la “cárcel modelo”? Nada menos que seis: ahorcamientos, paros cardiacos, falta de atención médica... ¿Les han dicho sus nombres? Se trata de “presuntos inocentes” como Slavko Dokmanovic (1998), Milan Babic (2006)...

Uno de los acusados, el denostado general Mladic, tuvo varios infartos a lo largo del largo proceso judicial. En una de las sesiones se sintió indispuesto y así se lo hizo saber a esos farsantes togados que componen el Tribunal, que se negaron a interrumpir el juicio por tan pequeña nimiedad para que fuera atendido por un médico. “The show must go on” (el espectáculo debe continuar). “Todo esto no es más una red de mentiras, es un tribunal de la OTAN”, pudo decir Mladic antes de que le cortaran el acceso al micrófono.

El “modelo europeo” ha alcanzado un nivel muy sofisticado de barbarie, que hubiera sido imposible sin el apoyo de los juristas y las cadenas de intoxicación, cuyo papel queda en evidencia una y otra vez. En el banquillo sólo están los figurantes, no los criminales; no está Javier Solana, no se puede mencionar el gran tabú, la OTAN, tampoco a Alemania, ni a la Unión Europea...

En La Haya los jueces están construyendo lo que los jesuitas califican como “una verdad formal” que debe culminar la destrucción de Yugoeslavia, la guerra y los asesinatos con algo que luego los políticos de pacotilla se puedan llevar a la boca durante otros tres decenios, un relato oficial de los hechos al que puedan recurrir como “prueba” diciendo: “Como dijo el Tribunal Penal Internacional en su sentencia...”

Cuando un tribunal dicta una sentencia, ya no hay nada más que hablar.

domingo, 10 de diciembre de 2017

8 años de Primavera Árabe resumida en once puntos clave

1. El imperialismo inició la Primavera Árabe como consecuencia de la crisis de su hegemonía en Oriente Medio y el norte de África, después de un siglo de dominación.

2. La intervención imperialista se camufló tras la apariencia de terceros actores, regionales o locales, que revistieron la forma de “guerras civiles” en unos casos y de “levantamientos populares” en otros.

3. Su consecuencia ha sido la destrucción de numerosos países, como Libia, que se une a la de otros destruidos antes de ella, como Irak, asolados por una desestabilización que acabado con sus Estados respectivos, ha creado otros nuevos “de facto” y pretende garantizar una presencia militar permanente de las grandes potencias en la región.

4. Para desatar la guerra, el imperialismo ha creado un poderoso movimiento yihadista, con organizaciones como el Califato Islámico, que se suma a los ya existentes anteriormente, como los Hermanos Musulmanes o Al-Qaeda.

5. El imperialismo desató la Guerra de Siria, cuyo gobierno juega un papel cabecero en la oposición del mundo árabe a Israel. A pesar de los 300.000 muertos y de la destrucción de las infraestructuras, la guerra ha acabado en un rotunda victoria para el pueblo de Siria.

6. Todas las maniobras emprendidas por el imperialismo en Oriente Medio desde 2011 se han acabado volviendo contra sus promotores.

7. Uno de los fracasos más importantes ha sido del Golpe de Estado emprendido por la OTAN en Turquía en el verano del pasado año, que ha cambiado definitivamente el alineamiento internacional del país y ha conducido a una severa depuración de los aparatos de un Estado remodelado en la posguerra en torno al ejército y al cerco de la URSS.

8. La Primavera Árabe ha destruido Libia, llevando al país a una guerra interminable que los imperialistas emprendieron con la excusa de los derechos humanos y ha acabado reintroduciendo el tráfico de esclavos en pleno siglo XXI.

9. La Primavera Árabe ha cambiado el alineamiento internacional de Qatar y ha roto la coalición que los países del Golfo Pérsico formaron en 1981.

9. La Primavera Árabe ha conducido al triunfo de las fuerzas progresistas en Yemen, lo que a su vez ha conducido a la intervención exterior de una coalición militar dirigida por Arabia saudí y la prolongación de la guerra, otra más.

10. El fracaso de los planes saudíes ha provocado una profunda purga interna en el régimen wahabita, que ha estrechado sus lazos con Israel al tiempo que se intensifica su enfrentamiento con Irán.

11. La Primavera Árabe ha otorgado un protagonismo creciente en Oriente Medio a países no árabes como Rusia, Irán y Turquía, al tiempo que ha reducido el de las potencias dominantes tradicionales: Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

El Pentágono experimenta con la biología como arma de la guerra imperialista

La biología sigue siendo una parte de la guerra imperialista y como tal se financia con los presupuestos castrenses. Darpa, el centro de investigación avanzada del Pentágono, ha invertido 100 millones de dólares en técnicas de modificación genética para transmitir a lo largo de generaciones determinados rasgos característicos de la materia viva, tanto animales como vegetales, como seres humanos (1).

Son proyectos propios de degenerados, muy característicos en la ideología anglosajona, que tratan de esterilizar a determinadas especies, hacerlas propicias para contraer enfermedades o sensibles a determinados productos químicos.

Naturalmente que estos proyectos seudocientíficos se envuelven en el papel de celofán de la lucha contra enfermedades, como el Zika o el dengue, una materia en la que los grandes ejércitos muestran más interés que las ONG por salvar vidas.

Los proyectos de edición genética del Pentágono han sido denunciados por organizaciones como Third World Network, con sede en Malasia, y ETC Group, que opera desde Canadá. Ambos han publicado 1.200 documentos al respecto (2).

Durante la cumbre de Cancún sobre biodiversidad celebrada el año pasado, 170 ONG exigieron una moratoria en las técnicas de edición genética, aduciendo argumentos ecológicos y de seguridad alimentaria (3). Otro argumento es jurídico: el tratado Enmod prohibe la manipulación genética con fines militares.

Al ejército se le suman los grandes monopolios, vestidos de Caperucita Azul. Uno es “Target Malaria”, que opera en Gran Bretaña y está financiado por esa pesadilla de la ciencia moderna que es la Fundación de los Gates, pura beneficencia. Otro opera en Estado Unidos: Gbird (“Genetic Biocontrol of Invasive Rodents”, Control Biogenético de Roedores Expansivos), que ha recibido 6,5 millones de dólares de Darpa/Pentágono.

En breve ambos comenzarán a realizar experimentos en campo abierto en Burkina Faso, Uganda, Mali, Gana, Australia y Nueva Zelanda.

Un portal de información sobre transgénicos, Inf’Ogm, asegura que las empresas de biotecnología ya han creado un grupo de presión para impedir la moratoria y la Fundación Gates ha pagado 1,6 millones de dólares a la empresa de relaciones públicas Emerging A.G. para que empiece a reclutar mercenarios de “la ciencia” que empiecen a publicar artículos sobre las maravillas de la edición genética (4).

La directora de Emerging A.G. es Robynne Anderson, antigua directora de CropLife, otro grupo de presión en materia de transgénicos agrarios, del que forman parte conocidos monopolios como Basf, Bayer, DuPont, Dow, Monsanto y Syngenta. Se trata de influir sobre los foros abiertos por la ONU para tratar sobre la biología sintética.

Al tiempo. Pronto veremos a sus colegas hispánicos, profesores universitarios del ínfimo estilo establecido por Jose Miguel Mulet, aparecer en las televisiones para convencernos de que somos unos ignorantes, magufos y tecnófobos. Lo que ellos hacen es “ciencia pura”, sin aditivos, ni colorantes, ni conservantes políticos de ningún tipo.

(1) https://www.theguardian.com/science/2017/dec/04/us-military-agency-invests-100m-in-genetic-extinction-technologies
(2) http://genedrivefiles.synbiowatch.org/
(3) http://www.etcgroup.org/content/160-global-groups-call-moratorium-new-genetic-extinction-technology-un-convention
(4) https://www.infogm.org/6405-forcage-genetique-finance-armee-us-fondation-gates

Google sigue las órdenes de Trump y también convierte a Jerusalén en capital de Israel

El motor de búsqueda Google y Google Maps también han trasladado la capital de Israel desde Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén), siguiendo las instrucciones de sus amos, que están en la Casa Blanca.

El monopolio tecnológico cambió el estatuto antes incluso del anuncio de Trump.

Se vuelve así a demostrar, por enésima vez, que internet, la informática y la técnica, en general, no son neutrales sino unos mecanismos políticos e ideológicos, como tantos otros.

Queda claro que, por encima de la ONU, quien imparte las órdenes en el mundo, sigue siendo Estados Unidos, máximo tutor del Estado de Israel, a costa de pisotear a los palestinos impunemente desde 1948.

El reconocimiento de Trump no se ha limitado a la parte occidental de Al-Quds (Jerusalén), bajo autoridad de Israel en virtud de la resolución de partición de la ONU en 1947. Se trata de un reconocimiento tácito de la subordinación de la parte oriental de Jerusalén, ocupada por Israel desde 1967, al estado sionista. Lo que a su vez supone un apoyo, que ningún país del mundo había llegado a prestar, a la posición de Israel.

Desde la aprobación del Congreso de Estados Unidos en 1995 de una ley para transferir la embajada de Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén), los diversos presidentes de Estados Unidos, republicanos o demócratas, han ido posponiendo cada seis meses la ratificación de este paso, aduciendo que era imprescindible para preservar los intereses estadounidenses.

Israel ocupó Jerusalén Este en 1967, y en 1980 declaró su anexión a los territorios ocupados desde 1948, que incluyen el oeste de Al-Quds (Jerusalén), diciendo que “Jerusalén es la capital indivisible y eterna” de ese Estado, algo que la comunidad internacional y la ONU se niegan a reconocer.

Por su parte, Palestina reclama el este de Al-Quds (Jerusalén) como la capital de su esperado Estado, tomando como base diversas resoluciones de la ONU y la posición mayoritaria del mundo.

Esta sociedad “de la desinformación” está creando borregos, como Marco Asensio, el futbolista del Real Madrid, que hace dos meses levantó una polvareda en Twitter de 12.000 comentarios por publicar un mensaje con una imagen del Muro de las Lamentaciones en Jerusalén junto a la bandera de Israel, indicando que es territorio israelí.

sábado, 9 de diciembre de 2017

El plan de agresión militar de Estados Unidos contra Corea de 1994

Documentos recién desclasificados revelan que el gobierno de Clinton planeó desatar una guerra contra Corea del norte en 1994, justo en un momento en que Washington estaba negociando el desarme nuclear de Pyongyang, informa el portal National Security Archive.

“Es obvio que combinando las fuerzas de la República de Corea y Estados Unidos ganaremos la guerra”, le dijo el entonces secretario de Defensa, William Perry, al presidente de Corea del sur, Kim Dae Jung, en aquel momento. “Pero la guerra implica muchas bajas en el proceso”, añadió.

Estados Unidos elaboró sus planes de guerra en un momento en que Corea del norte había empezado a vaciar de combustible un reactor que podía proporcionar material fisible para bombas nucleares, aumentando ligeramente su poder de disuasión contra Estados Unidos y sus aliados.

Los documentos recientemente liberados también revelan que en 1997 Washington estaba preocupado por la posibilidad de que “una Corea del norte muerta de hambre” —víctima de la escasez crónica de alimentos a causa de las sanciones— se convirtiera en una “situación peligrosamente caótica”.

Esos temores llevaron a Clinton a recurrir a las conversaciones cuatripartitas con la participación de Estados Unidos, China, Corea del sur y la propia Corea del norte. Ese diálogo tenía que ser “lo suficientemente flexible como para abarcar una amplia gama de opciones”, desde un “colapso” de Pyongyang hasta “reformas significativas que darían al régimen norcoreano vitalidad renovada”.

El portal señala que estos documentos muestran que la Administración de Clinton, al igual que la anterior de Bush, no albergaba esperanzas de que el desafío norcoreano tuviera una resolución rápida y fácil. El objetivo estadounidense en aquel momento era un mecanismo que proporcionara a Washington y a sus aliados “garantías completas y verificables de que Pyonyang no tenía un programa de armas nucleares”.

Finalmente, aunque la política de Estados Unidos incluyó sanciones contra el país asiático, pronto las discusiones sobre las opciones militares perdieron intensidad, posiblemente porque tras estudiar la opción bélica contra el norte durante la crisis nuclear de 1994, el gobierno de Clinton entendió claramente que una guerra tendría terribles consecuencias, a pesar de que la victoria de Washington y sus aliados parecía clara, como advirtió el secretario de Defensa William Perry.

https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/korea/2017-12-08/engaging-north-korea-ii-evidence-clinton-administration

Virginia González, fundadora del Partido Comunista de España

Virginia González, fundadora del PCE
Nació en Valladolid el 2 de abril de 1873. Era guarnecedora o ribeteadora de calzado. Comenzó a trabajar en este oficio a los nueve años. Se casó con el zapatero Lorenzo Rodríguez Echevarría, natural de Ponferrada, donde nació el 1 de junio de 1870.

Por motivos de trabajo, el matrimonio se trasladó a León y de allí a La Coruña, donde se desenvolvieron en un ambiente anarquista. En 1893 ingresaron en la Sociedad de Zapateros y Guarnicioneros de La Coruña y en 1894 allí nació su único hijo César.

En 1899 se trasladaron a Bilbao, donde tomaron contacto con el socialismo organizado y se unieron a sus filas. En el periódico “La Lucha de Clases” publicó Virginia sus primeras colaboraciones periodísticas.

En 1904 fundó y presidió el Grupo Femenino de Bilbao y en 1905 representó a los constructores de calzado de Bilbao en el VIII Congreso de la UGT.

Por falta de trabajo, en 1906 emigró a Buenos Aires, donde permaneció poco más de un año. Al regresar a España residió en Vigo, Palencia y León, donde Virginia participó activamente en la huelga general de 1909 y como consecuencia de ello fue encarcelada primero y expulsada de León después, emigrando esta vez a Bayona (Francia).

A finales de 1910 se instaló en Madrid, donde abrió una tienda en las cercanías de la Casa del Pueblo. Ingresó en el Grupo Femenino Socialista de Madrid el 1 de diciembre de 1910, ocupando diversos cargos de su Comité y de la Mesa de discusión.

A partir de entonces desarrolló una intensa actividad política y sindical realizando numerosas excursiones de propaganda por toda España, en la mayoría de las ocasiones acompañada por Andrés Saborit, presidente de la Federación de Juventudes Socialistas de España en esos años.

Fue vocal del Comité Nacional del PSOE de 1915 a 1918 y Secretaria Femenina de la Comisión Ejecutiva en 1918-1919. También ocupó el cargo de vocal del Comité Nacional de la UGT de 1916 a 1918.

En 1914 representó a los conserveros de Vigo (Pontevedra) en el XI Congreso de la UGT y en 1916 en el XII Congreso a los zapateros de Madrid.

El 23 de septiembre de 1916 fue condenada a un año, ocho meses y veintiún días de destierro y 750 pesetas de multa por injurias a la Iglesia católica.

Formó parte del Comité de la huelga general de agosto de 1917 por lo que fue detenida, aunque luego resultó absuelta. Representó al Grupo Femenino Socialista de Madrid en el IX Congreso del PSOE en 1912, en el X Congreso en 1915 y en el Congreso Extraordinario en 1919.

En el Congreso Extraordinario en 1921 representó a las Agrupación Socialista de Begíjar (Jaén), Puebla de Cazalla (Sevilla), San Julián de Musquiz (Vizcaya) y Lancey (Francia).

Partidaria de la Tercera Internacional, firmó el manifiesto tercerista y abandonó el PSOE en abril de 1921, participando en la constitución del Partido Comunista Obrero Español en la reunión celebrada en los locales de la Escuela Nueva de Madrid. Su hijo César siguió su mismo camino, mientras que, por el contrario, su marido Lorenzo Rodríguez siguió afiliado al PSOE.

El recién constituido Partido Comunista Obrero Español la designó para participar en el III Congreso de la Internacional Comunista en Moscú. Al llegar a París tuvo que dejar a sus compañeros de delegación y regresar a Madrid gravemente enferma.

Fue elegida Secretaria Femenina del Comité Central del Partido Comunista de España en su I Congreso, celebrado en marzo de 1922 y falleció en Madrid el 15 de agosto del año siguiente.

http://www.fpabloiglesias.es/archivo-y-biblioteca/diccionario-biografico/biografias/9398_gonzalez-polo-virginia

Frank Olson: el caso del asesino asesinado por sus iguales

Frank Olson
El 15 de diciembre Netflix estrena “Wormwood”, una serie que explora el “suicidio” en 1953 de un espía de la CIA, Frank Olson, que participó en el proyecto MK-Ultra para controlar el intelecto humano mediante el uso de drogas, torturas y técnicas psíquicas.

Olson trabajaba como químico en un departamento del ejército, la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick, en Frederick (Maryland). Sus investigaciones siguen siendo secretas, aunque se sabe estaba involucrado en el desarrollo de armas biológicas.

En 1953, como Jefe de Operaciones Especiales de la CIA, se asoció con William Sargant, que investigaba drogas psicoactivas en el Centro de Guerra Biológico de Gran Bretaña, en Porton Down.

Sin embargo, en Alemania fue testigo de brutales interrogatorios en los que veía cómo administraban alucinógenos a los detenidos para torturarlos y asesinarlos.

Manifestó su desacuerdo a Sargant y le comentó que pensaba abandonar el espionaje. A su vez, Sargant informó al espionaje británico, a quien aseguró que Olson era un riesgo para la seguridad. Las críticas llegaron a oídos de la CIA, que envío a Olson a uno de sus psiquiatras, quien recomendó que fuera internado en un siquiátrico.

Le intoxicaron con LSD sin su conocimiento, lo que le provocó una severa paranoia y una grave crisis nerviosa. En su última noche en Manhattan, le lanzaron desde el undécimo piso de su habitación del Hotel Pennsylvania, falleciendo inmediatamente. Como es costumbre, la CIA mintió. Dijo que Olson se había suicidado.

Su familia nunca tuvo detalles de la muerte hasta que en 1975 la Comisión Rockefeller empezó a desvelar ciertas actividades de la Operación MK-Ultra. La CIA admitió que le había suministrado grandes dosis de LSD sin su consentimiento y para tapar el crimen pagaron 750.000 dólares a la familia.

En 1994 su hijo Eric exigió que el cuerpo fuera exhumado. El forense determinó que Olson había sufrido un golpe en la sien izquierda previo a ser arrojado a través de los cristales rotos de la ventana de la habitación.​ Las heridas y laceraciones producidas por el paso a través de los vidrios no habían sangrado, lo que implicaba una lesión “postmortem”.

La prueba indica que fue asesinado y luego arrojado al vacío. Basándose en estos hallazgos, en 1996 el fiscal de Manhattan abrió una investigación, pero los culpables no aparecieron.

En 2002 la familia hizo una declaración pública​ en la que acusaba al gobierno estadounidense de mentir a sus ciudadanos y haber asesinado a su padre.

Frank Olson no se suicidó. Es un caso en el que la CIA mató a uno de los suyos.

Más información:


Son del bloqueo

B.
(A un año y un mes de la muerte de Fidel)

Kennedy con su bloqueo
Nos quiere cerrar el mar
Quenedí, quenedá
Afeitar a los barbudos
Volvernos a esclavizar
Quenedí, quenedá, ¡qué bruto es el Tío Sam!
Quenedá.

Ni un paso atrás, compañeros
Amigos, ni un paso atrás
Quenedí, quenedá
Plomo y plomo al enemigo
Plomo y plomo y nada más
Quenedí, quenedá
¡Qué bruto el Tío Sam!
Quenedá

Martí quiso a Cuba libre
Y Fidel dijo: ¡Ya está!
Quenedí, quenedá
Con bloqueo o sin bloqueo
Libre por siempre será
Quenedí, quenedá
¡Qué bruto que es el Tío Sam!
Quenedá

¡Lárgate, yanqui, de aquí!
Quenedá
¡Déjanos, Kennedy, en paz!
Quenedá
Porque si no vas a ver
Vas a ver
El plomo que lloverá
Ay,vas a ver
El plomo que lloverá
Quenedá.

Nicolás Guillén


jueves, 7 de diciembre de 2017

La policía utiliza drones de la OTAN para el control de la población desde hace años

Desde hace unos diez años la policía experimenta con drones para el control de la población. Algunos de ellos se pusieron en funcionamiento por vez primera en la primavera, aunque de manera secreta llevan mucho más tiempo en el aire.

Los artefactos son prototipos militares homologados por una cumbre de la OTAN celebrada en Estrasburgo en abril de 2009. Están propulsados por motores eléctricos, pesan unos dos kilos, utilizan vuelos estacionarios a una altura de 50 a 100 metros, se desplazan a 70 kilómetros por hora, se guían por control remoto y disponen de cámaras de vídeo dotada de visión infrarrojos y un potente zoom.

Los drones policiales cuestan 60.000 euros cada uno y son capaces de cumplir muy diversas funciones, desde el control del tráfico hasta el de los manifestantes en las calles.

No obstante, como son un poco caros, algunos ayuntamientos de la Costa del Sol prefieren arriesgar la vida de sus policías locales colgándolos de una especie de hélices o motos aéreas, en las que se pueden desplazar a 45 kilómetros por hora (1).

Lo mismo que las cámaras públicas de videovigilancia, que se legalizaron hace 25 años en medio de las típicas declaraciones hipócritas de los parlamentarios, el uso de drones es absolutamente ilegal. Por eso algunas a algunas policías a las que aún les quedan escrúpulos puritanos se esmeran en prometer que los drones no van a sobrevolar áticos, jardines, terrazas o balcones, mientras que otras lo que hacen es lo de siempre: ampliar sus facultades (siempre a costa de los derechos) (2).

El truco legal ya se aplica a las empresas privadas que utilizan estos artilugios aéreos, que no pueden sobrevolar inmuebles o aglomeraciones urbanas. A ello la policía le añade su patente de corso: excepto que lo requieran el orden público o la seguridad ciudadana. Como esas son las tareas de la policía, pronto tendremos drones delante de las ventanas de nuestras habitaciones.

Para hacer tragar a la población con la vigilancia permanente, la policía montará el típico espectáculo mediático, como ha hecho en algunas ciudades europeas, para demostrar que son imprescindibles y salvan vidas. En una ciudad muy conocida, la policía llamó a la televisión para alertar de que una persona estaba con sus dos hijas en el balcón de su casa, desde el que amenazaba con arrojarse al vacío. Gracias a uso de drones la policía lo pudo evitar.

Los drones pueden privatizar una parte de los servicios policiales de reconocimiento, ya que -al menos por ahora- los pilotan expertos contratados por las empresas que los fabrican, sobre todo los más pesados.

Una vez que la población trague con el empleo de drones sobre sus cabezas, el paso siguiente será armarlos con fusiles de gruso calibre, capaz de matar a cualquiera a distancia. Así, un día estaremos esperando que el semáforo se ponga en verde y el que esté a nuestro lado, o nosotros mismos, caeremos fulminados de un disparo y nos desangraremos encima de la acera.

Esto acabará de la misma forma que la serie de películas “Terminator”. Como los demás avances técnicos, los drones tienen su réplica de carne y hueso: los halcones peregrinos, que son cazadores letales capaces de destruir estos aparatos mecánicos. La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha encargado a la Universidad de Oxford un estudio de estas rapaces, que pueden atacar tanto como defenderse de los drones enemigos.

Lo mismo que en la Guerra de Siria, los drones que utiliza la policía pueden ser inutilizados por otros drones o por halcones peregrinos. Los policías holandeses están tan preocupados por poner sus drones en el aire como por evitar que se los destruyan. Cuando han probado drones en campo abierto, han sido derribados por águilas.

(1) http://www.theolivepress.es/spain-news/2017/08/24/drone-cops-costa-del-sol-town-gets-green-light-for-spains-first-flying-police-unit/
(2) https://techcrunch.com/2017/11/27/uk-to-give-police-new-powers-to-ground-drones/

Asesinado otro dirigente social colombiano por paramilitares encapuchados

Los movimientos sociales en Colombia están abocados al exterminio físico, a pesar de los acuerdos “de paz” firmados el año pasado por las FARC. Otro dirigente social colombiano, Luis Alfonso Giraldo, acaba de ser asesinado en el pueblo de La Carmelita, Puerto Asís en el departamento de Putumayo.

Los informes preliminares dicen que el dirigente de la comunidad fue atacado por un grupo de hombres encapuchados. El grupo también se acercó a otro dirigente social, aunque no se ha informado de ningún ataque.

Debido a la formación del Espacio Territorial para la Formación y Reincorporación en Carmelita de varios frentes de las FARC en la zona, ha aumentado la presencia de fuerzas policiales, militares y paramilitares. Con el asesinato de otro militante colombiano, el número de dirigentes sociales asesinados desde 2016 se acerca a los 200.

Los miembros de la comunidad están solicitando una investigación sobre el asesinato y la falta de medidas de seguridad por parte del gobierno para garantizar la seguridad de los dirigentes de los movimientos sociales de la región.

En la provincia suroccidental de Nariño, las autoridades colombianas continúan investigando la masacre de 13 personas. El incidente ocurrió en una de las regiones productoras de coca más grandes de Colombia.

Mientras la violencia continúa creciendo, la esperanza en una intervención estatal se desvanece después de que la sesión del Congreso de la semana pasada vio como los senadores colombianos no pasaban la Jurisdicción Especial para la Paz, considerada por muchos como la piedra angular del proceso “de paz” en Colombia.

https://www.telesurtv.net/english/news/Colombian-Social-Leader-Killed-by-Hooded-Men-in-Putumayo-20171204-0016.html

Represión fascista: cuando los jueces reconvierten los derechos en delitos

Juan Manuel Olarieta

En un Estado fascista lo más típico es que los derechos se reconviertan en delitos. Por eso España nunca ha reconocido la existencia de presos políticos, ni detenidos políticos, ni juicios políticos. El franquismo tampoco lo reconoció. En esto el régimen del 78 es igual al régimen del 39.

Vivimos en un país tradicionalmente lleno de delincuentes comunes, de huelguistas, de terroristas, de manifestantes, de raperos, de soberanistas, de humoristas...

La reconversión de los derechos en delitos requiere de una auténtica ingeniería jurídica que, aquí y ahora, es doble y concierne a todos los tribunales de este país, marcados por el mismo sesgo político, o sea, el fascista (no me cansaré de remarcarlo).

Primero, los jueces nunca condenan el terrorismo, ni la violencia, ni la violencia política así, en general, sino sólo la que se dirige contra el Estado. Segundo, ni siquiera condenan por el ejercicio de la violencia ya que cualquier clase de protesta se considera como violencia, sobre todo cuando quiere ser pacífica expresamente.

Los ejemplos abundan y algunos se han convertido en verdaderos tópicos, como el de “todo es ETA”, pero también hay que poner encima de la mesa otro tipo de represión política, como la criminalización de los escraches o los piquetes de huelga.

Hace un par de meses se celebró en Santander un juicio contra seis acusados de un escrache ejercido en febrero de 2014 contra el entonces presidente de Cantabria y dirigente del PP, Ignacio Diego, durante un paripé en la Universidad titulado “Tengo una pregunta para usted”.

Los estudiantes portaban una pancarta en defensa de la educación pública y esperaron pacíficamente la llegada del coche oficial. Al verle salir por la puerta comenzaron a corear consignas a favor de una enseñanza de calidad, pero ocurrió lo de siempre: los escoltas se abalanzaron sobre ellos y les golpearon.

Luego los policías, fiscales y jueces fabrican un artificio, que siempre es el mismo. Le dan una vuelta de 180 grados a la realidad, es decir, la falsifican para que los manifestantes que ejercen sus derechos aparezcan como los violentos, mientras los políticos y sus escoltas son sus víctimas.

Los que se sientan en el banquilllo no son los políticos ni los escoltas sino los manifestantes por un “horroroso crimen” que sólo existe en los países fascistas: manifestarse y protestar, exactamentente igual que los raperos se sientan en el banquillo por cantar y los humoristas por contar chistes.

Cuando la realidad se falsifica, cualquier cosa es posible porque la represión fascista no se confirma con eso, con un único delito. Al llevar a la policía a los lugares donde se ejercen los derechos, se provoca una catarata en la que aparecen más delitos, como los desórdenes, la desobediencia, la resistencia a la autoridad, las injurias, los daños... El Código Penal al completo.

Todo en un tribunal fascista es ingeniería, artificio y reconversión de la realidad en su contrario. La intervención de la policía en el ejercicio de cualquier derecho fundamental, como una concentración, convierte a la protesta más pacífica imaginable, simbólica, en terrorismo callejero.

Ya lo dijo el Tribunal Supremo en una sentencia de los tiempos franquistas: no existen protestas pacíficas; todo es “terrorismo menor”. El magistrado de la Audiencia Nacional Eloy Velasco siguió ese criterio cuando en una resolución acusó a los indignados del 15-M de ejercer una “violencia moral”.

No ha cambiado absolutamente nada.

El ‘as en la manga’ de Corea del norte son los satélites espaciales con armas nucleares

El 29 de noviembre Corea del norte realizó la tercera prueba exitosa de un misil intercontinental y el Secretario del Pentágono, el general Mattis, la describió en los términos retóricos acostumbrados como una “amenaza” que demostraba “un esfuerzo de investigación y desarrollo por su parte para continuar construyendo misiles balísticos que pueden amenazar en todo el mundo básicamente”.

La palabra clave no estaba en las amenazas ni en los misiles sino en el gran desarrollo técnico alcanzado por Corea del norte que, como es lógico, alcanza al terreno militar.

Los Estados modernos, sobre todo los más desarrollados, han llegado a un punto en el que fabrican una payasada tras otra y luego se las creen. Desde hace muchos años los informes de inteligencia vienen subestimando groseramente la capacidad técnica de Corea del norte, un país al que describen como famélico, casi al nivel de Haití, lo cual acaba desatando la catarata de declaraciones provocativas y políticas chulescas que los capitalistas sólo utilizan para dirigirse a los mayordomos.

El 12 de octubre de 2017 la Comisión de Defensa del Congreso fue mucho más clara. Aunque repitió la retórica habitual de que Pyongyang supone una amenaza mundial a causa de los misiles balísticos intercontinentales, el verdadero problema -reconoció- son sus satélites, dos de los cuales orbitan actualmente encima de Estados Unidos de manera permanente.

Un solo satélite equipado con armas nucleares detonado a gran altitud generaría un pulso electromagnético capaz de bloquear las redes eléctricas y las infraestructuras críticas.

Ante la Comisión de Defensa del Congreso testificó William Graham, presidente de la Comisión encargada de estudiar la capacidad norcoreana para generar armas de pulso electromagnético:

“Si bien la mayoría de los analistas están obsesionados con la posibilidad de que en el futuro Corea del norte desarrolle misiles intercontinentales altamente eficaces, sistemas de orientación y vehículos de reingreso capaces de atacar una ciudad de Estados Unidos. Aquí y ahora la amenaza de pulso electromagnético se ignora. Un ataque electromagnético no requiere un sistema de guía preciso porque el área de efecto, que tiene un radio de cientos o miles de kilómetros, es muy grande. No se necesita ningún vehículo de reentrada porque la ojiva se detona a gran altitud, por encima de la atmósfera. La fiabilidad de los misiles importa poco porque solo tiene que funcionar un misil para hacer un ataque electromagnético contra un país entero”.

El 2 de septiembre Corea del norte confirmó la evaluación de la Comisión del Congreso al probar una bomba de hidrógeno que podría causar un ataque devastador a Estados Unidos. En su declaración pública oficial el gobierno de Pyongyang afirmó que “la bomba de hidrógeno, cuyo poder explosivo es ajustable de decenas de kilotones a cientos de kilotones, es un arma termonuclear multifuncional con gran poder destructivo que puede detonarse incluso a gran altura para un ataque de pulso electromagnético superpotente de acuerdo con objetivos estratégicos”.

Este es el único lenguaje que entienden en Estados Unidos y el que -hasta la fecha- está salvando a la población de Corea del norte de una agresión similar a la que han padecido países como Libia o Siria.

http://thehill.com/opinion/national-security/363326-how-one-north-korean-nuclear-armed-satellite-could-cripple-the-us

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Ansarallah puede convertirse en el nuevo Hezbollah de la Península Arábiga

El lunes el máximo sicario de los saudíes en Yemen, el antiguo presidente del país Abd Rabbo Mansur Hadi, ordenó a sus tropas la recuperación de Sanaa, la capital, que cayó en poder de los hutíes en enero de este año.

La operación, llamada “Sanaa Árabe”, pretende aprovechar las divergencias aparecidas entre los hutíes de Ansarallah y sus aliados de Al-Moetamar, el partido dirigido hasta ahora por Ali Abdallah Saleh, que fue ejecutado el mismo lunes por romper la unidad entre ambas fuerzas.

Las fuerzas que encabezan los saudíes tiene pensado crear una tenaza atacando la capital con siete batallones desde varios frentes, especialmente por el este y el noroeste, donde cuentan con el apoyo de la tribu de los Jawlane.

Mientras, las milicias hutíes se preparan para una defensa en solitario de Sanaa, con la posibilidad que sus antiguos aliados se vuelvan en contra suya. La mayor parte de los comentaristas esperan su derrota, pero algunos destacan que Ansarallah puede salir reforzada de la guerra, creando un nuevo Hizbollah en la Península Arábiga.

Analizada con una perspectiva temporal, la unidad entre ambas fuerzas, Ansarallah y Al-Moetamar, era frágil. Mientras llevó las riendas de Yemen durante 20 años, el fallecido Saleh siempre fue un enemigo declarado de Irán.

Salvando las distancias, Al-Moetamar era el Baas de la Península Arábiga y Saleh siempre apoyó a Saddam Hussein, empezando por su guerra contra Irán en los ochenta, en cuyo bando combatieron muchos yemenitas.

Saleh también apoyó a Saddam cuando en 1990 el dirigente irakí invadió Kuwait y reprimió el levantamiento huti en 2004. Todo cambió tras la Primavera Árabe de 2011, cuando Saleh e Irán comenzaron a apoyar a los hutíes y, a la vez, se convirtieron en aliados entre sí.

La propia agresión saudí en 2015 reforzó esa alianza, que parecía sólida hasta que Saleh cambió de criterio, tendiendo una mano a Riad que, finalmente, le ha costado la vida.

Las tropas británicas cometieron crímenes de guerra tras invadir Irak en 2003

La fiscal Fatou Bensouda
En su informe relativo a este año 2017, la fiscal del Tribunal Penal Internacional, Fatou Bensouda, afirma que hay indicios sólidos de que las tropas británicas cometieron crímenes de guerra tras la invasión de Irak en 2003.

La excusa para la invasión, las famosas “armas de destrucción masiva”, era mentira y las consecuencias atroces, hasta el punto de que la fiscal asume la competencia del Tribunal para juzgar a los criminales británicos.

El informe tiene 74 páginas y se publica en la 16 Sesión anual de los Estados que son parte del Estatuto de Roma, el tratado que fundó el Tribunal. La reunión se está celebrando en Nueva York en la sede la ONU.

El informe es el paso previo a la apertura de una investigación sobre asesinatos, torturas y otros crímenes cometidos contra más de mil militares y civiles irakíes detenidos entre marzo de 2003 y diciembre de 2008.

El informe alcanza cotas espeluznantes cuando relata los asesinatos de 52 irakíes mientras permanecían detenidos. La descripción se basa en los informes de abogados pertenecientes a grupos defensores de los derechos humanos, que la fiscal tiene que corroborar con los registros de las detenciones, fotografías, certificados médicos y otros medios de prueba.

La fiscal también alude a la posibilidad de que los tribunales británicos abran una investigación, lo que hasta ahora no se ha producido. El gobierno de Londres ha disuelto el órgano al que había encomendado la instrucción de un expediente sobre los crímenes de guerra de sus tropas, silenciando 675 denuncias, entre ellas 20 por asesinato que estaban destinadas a la Policía Naval, según datos del Ministerio de Defensa.

En 2006 el antiguo fiscal del Tribunal, el argentino Luis Moreno-Ocampo, ya cerró una investigación preliminar por falta de pruebas suficientes.

La bala ‘lavada’ del policía que mató a Caparrós en la transición

Manuel José García Caparrós
Manuel José García Caparrós tenía 18 años, un empleo en Cervezas Victoria y un carnet de CCOO cuando una bala de 9 milímetros acabó con su vida en Málaga, durante la manifestación gigantesca que Andalucía vivió el 4 de diciembre de 1977.

El día en que lo mataron Manuel José llevaba una cazadora marrón y 9.000 pesetas en el bolsillo, quizá su último sueldo por llenar botellas en la fábrica Cervezas Victoria. Hacía poco que se había afiliado a CCOO, faltaban tres semanas para que cumpliera 19 años. Por última vez le oyeron gritar: “¡Asesinos, me han dado!”

Fueron varios días de represión y de guerrilla urbana. La respuesta a la manifestación fue el despliegue de un sinfín de policías pegando tiros: 23 contó el juez, pero hubo muchos más. Entre los disparos que realizó la policía para contener a los manifestantes, una le atravesó la axila izquierda a Manuel José García Caparrós y se le incrustó en el costado derecho, cerca de la cadera. Al poeta Laurentino Heras, que entonces era cura, le zurraron por llevar un crespón negro en su memoria. En el cuartel, la policía le arrancó la barba a piel viva.

Cuarenta años después el asesinato, cometido en medio de disparos, botes de humo y piedras volando, es un caso abierto y una herida aún sangrante para sus tres hermanas. Aunque nuevas investigaciones están arrojando luz sobre el crimen. Las averiguaciones de una secretaria judicial empeñada en esclarecer el caso y de los artífices de un documental que este lunes estrena Canal Sur son el hilo conductor de esta historia. La historia de la muerte del chico que se convirtió en mártir y mito del autonomismo andaluz; de una bala que fue lavada con acetona y nunca permitió procesar a ningún sospechoso, y del hombre, entonces cabo primero de la Policía Armada, al que varios indicios apuntaron como culpable pero que, sobreseído el caso, siguió su vida como agente a 37 kilómetros de allí.

Aquel día, después de resultar herido, Manuel José ingresó ya muerto en la residencia hospitalaria Carlos Haya. En su cuerpo tenía alojada una bala del calibre 9 milímetros corto, fabricada en Toledo. Propia de las armas que utiliza la Policía Armada. Sin embargo, cuando el cadáver llegó a la sala de autopsias, la bala ya no le acompañaba.

El documental 23 disparos -por los 23 tiros que impactaron contra algo aquel día: fachadas, farolas... y el cuerpo de Manuel José-, en el que el policía jubilado Juan Antonio O’Donnell entrevista a varios agentes y civiles que presenciaron los hechos, se revela que “en la sala de autopsia nunca estuvo el proyectil”, según el ayudante de forense que analizó el cuerpo del joven, Antonio García de Gálvez. Alguien, probablemente un médico de urgencias, se la había extraído del cuerpo y la había adherido a la sábana de su cama con un esparadrapo. Así fue como el juez ordenó levantar el cadáver.

A partir de ahí se inicia una investigación judicial de ocho años que acaba en sobreseimiento provisional por falta de pruebas y en la que el proyectil es sometido a 12 traslados de ida y vuelta entre juzgados y hasta a cinco exámenes balísticos. En uno de ellos (el cuarto) se asegura que la bala blindada que mató a García Caparrós pudo ser disparada por el arma reglamentaria de un cabo primero de la Policía Armada de iniciales M. P. R, pero nunca se fue más allá, según ha podido concluir Rosa Burgos, la secretaria judicial que ha escudriñado el sumario que ella misma localizó entre montones de papeles en los sótanos del Palacio de Justicia de Málaga.

Otro policia de gatillo fácil

Su nombre era Miguel Pastor. Nacido en Málaga, tenía 36 años en diciembre de 1977 y poco después se trasladó a la localidad de Vélez-Málaga, en la misma provincia. Dejó su ciudad, pero no su profesión. Ya reconvertido en policía nacional, fue destinado a varios puntos de España, como Lleida y Fuengirola, apunta un conocido. “Ascendió a sargento”, añade esta fuente, “y en Vélez-Málaga se jubiló como subinspector”. Un infarto cerebral lo dejó muy tocado y murió hace unos años, superados los 70.

¿Fue él quien causó la muerte a García Caparrós? No puede decirse con certeza. En opinión de Rosa Burgos, es muy posible, pero “una serie de favores envenenados” dejaron el caso en suspenso. Su tesis es que en plena Transición... hubo un “pacto de silencio”.

Los indicios que se extraen del sumario y que apuntan al cabo Pastor son varios. La secretaria judicial los recoge con detalle en su libro Las muertes de García Caparrós, publicado esta semana y editado por la revista malagueña El Observador.

El primero resulta quizá insignificante. Cuando arranca la investigación, aquel mes de diciembre, el juzgado cita a varios policías. Entre ellos, al cabo Pastor. Pero no acude a la cita. “El cabo primero de estas Fuerzas don M. P. R. se encuentra enfermo en su domicilio y bajo tratamiento por padecer cistopielitis”, alegó un teniente médico.

El 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, acaba declarando, por primera y última vez. Explica que él estuvo allí, cerca de donde dispararon a Manuel José, pero que no utilizó su arma. Sin embargo, otro testigo le contradice: el cabo Pastor, hombre “de complexión fuerte, atlética, con nariz aguileña”, no sólo efectuó un disparo, sino varios...

El entonces diputado de UCD y actual alcalde popular de Málaga, Francisco de la Torre, recuerda aún hoy una escena que el propio cabo Pastor relata en su declaración. De la Torre se cruzó con el cabo, que “llevaba el arma en la mano”, y le conminó a que “la enfundara”, que allí había mujeres y niños.

Pasaron cuatro años hasta que el abogado de la familia de García Caparrós solicitó una prueba balística con la pistola del cabo y la de otro agente. La Policía respondió entonces al juzgado que su arma había sido dada de baja el 31 de enero de 1979, a pesar de que funcionaba correctamente.

Siete años después de la muerte de Manuel José, otro informe cuestiona que la bala tantas veces analizada sea la que mató al chico porque no tiene restos orgánicos: según consta en el sumario, había sido “limpiada” con acetona. Así que el 24 de junio de 1985 el juez acuerda el sobreseimiento del caso.

El crimen se investigó judicialmente, sí, y también hubo una comisión de investigación secreta en el Congreso de los Diputados (cuyas actas íntegras aún reclaman las hermanas de Manuel José). Pero no se concluyó nada. Caso prescrito. Así hasta hoy.

‘El más besucón’

En estos 40 años han muerto los padres del chico y son sus tres hermanas quienes lo recuerdan. Para ellas era “Manolito”, tan guapo y tan alto (1,90 de altura), “siempre un buen hijo y un buen hermano”, cuenta a Crónica Loli García Caparrós, la hermana menor. “Era el más besucón de todos: 20 veces llegaba a casa y las 20 les daba un beso en la frente a mi madre y a mi padre. Era tan cariñoso...”

La familia solicitó en su día que Manuel José fuera considerado víctima del terrorismo, cosa que no han conseguido. Sí han visto cómo colocaban una placa en su memoria (con el nombre mal puesto, “José Manuel”, y no en el lugar exacto donde le dispararon) y Raza Mora le dedicó un pasodoble:

Un cuatro de diciembre muere un malagueño
una bala traidora le quitó la vía
tan sólo porque estaba queriendo a su pueblo
y alzando la bandera de su Andalucía


Para las García Caparrós la herida sigue abierta. “¿Por qué nadie nos ha dicho el nombre de ese policía en 40 años?”, se pregunta Loli. “Quien mató a mi hermano fue un cobarde: los cobardes matan y se esconden. Se llevó a una familia entera y eso no se puede olvidar. Sólo queremos saber la verdad”. El cabo Pastor ya no les podrá responder.

http://www.elmundo.es/cronica/2017/12/04/5a219a1a268e3ed1638b4684.html

‘Me cago en Franco’: empezó el TOP y sigue la Audiencia Nacional

El 2 de octubre de 1963, Timoteo Buendía bebió más de la cuenta y, cuando vio a Francisco Franco en el televisor del bar, gritó: “¡Me cago en Franco!”. A Timoteo el ataque de sinceridad le costó muy caro: fue condenado a diez años de cárcel.

Con Timoteo Buendía se estrenó el Tribunal de Orden Público (TOP), el siniestro instrumento con que el tardofranquismo reprimió delitos como injurias al jefe de Estado o asociación ilícita, en referencia a militancia en partidos y sindicatos no autorizados por el régimen. Él fue la causa número uno. Pero hubo otras 3.797 antes de que el Gobierno de Adolfo Suárez lo finiquitara, ya en 1977, y trasladara parte de sus competencias a la Audiencia Nacional.

La Fundación Abogados de Atocha, creada para mantener vivo el legado de los juristas de CCOO asesinados por un comando fascista en 1977 editó en 2010 un CD con todas estas sentencias. Incluye un potente buscador que permite rastrear los nombres y apellidos de las víctimas. Y también los del medio centenar de personas que entre 1964 y 1977 formaron parte de esta máquina implacable que condenaba a diez años de cárcel por gritar “¡Me cago en Franco!”.

“Este país conoce muy poco su propia historia y creemos que el CD ayudará a mostrar cómo era el aparato represivo del franquismo y a hacer un reconocimiento a las personas juzgadas”, explica Raúl Cordero, director de la fundación.

En un acto en la Universidad Complutense el ex fiscal Carlos Jiménez Villarejo afirmó que los jueces estuvieron formando parte del TOP hasta 1976. Fueron cómplices hasta el último día de las torturas de la Brigada Político-Social y nunca abrieron una causa ni siquiera por lesiones durante 40 años.

El CD con las sentencias del TOP muestra hasta qué punto los jueces fueron implacables: el 74 por ciento de los 3.798 casos acabó en condena, según el exhaustivo recuento del investigador Juan José del Águila.

Además, el Tribunal Supremo casi siempre ratificó sus penas, explica Francisco J. Bastida, catedrático de la Universidad de Oviedo y autor de Jueces y franquismo (Ariel, 1986): “Los jueces se identificaron totalmente con la ideología franquista de unidad espiritual, política, religiosa, sindical, moral y de cualquier índole”, afirma.

Las peculiaridades de la transición, pilotada por los propios franquistas y pactada con la izquierda vendida, permitió que los magistrados y fiscales del TOP después encontraran acomodo sin problemas en las nuevas instancias. No sólo no sufrieron ninguna represalia sino que la gran mayoría fue ascendido y acabó en el Tribunal Supremo o en la Audiencia Nacional.

Por una cuestión biológica ya no están en las instituciones actuales. Pero como mínimo 10 de los 16 jueces que tuvieron plaza titular en el TOP el 63 por ciento del total fueron en democracia magistrados del Tribunal Supremo o de la Audiencia Nacional. Y todos mantuvieron la Cruz de San Raimundo de Peñafort, la medalla al mérito jurídico instituida en 1944 en el periodo más duro y filonazi del régimen.

“La Transición afectó por igual a toda la sociedad española, incluyendo partidos y, naturalmente, jueces. Todo siguió el mismo patrón y así estamos”, lamenta José Antonio Martín Pallín, magistrado del Tribunal Supremo.

El éxito profesional de los ex fiscales del TOP durante la democracia fue muy parecido al de los magistrados. Y los pocos ex que optaron por un camino distinto también tuvieron una carrera exitosa, como Diego Córdoba, que pasó de juez de Instrucción del TOP a abogado de El País.

La evolución de los miembros del primer TOP, el que arrancó en 1964 con el juicio de Buendía, es ilustrativo: los esfuerzos por hacer cumplir la ley franquista de su presidente, Enrique Amat, fueron recompensados con el ascenso al Tribunal Supremo ya por el franquismo, en 1971. Los otros dos magistrados de aquel momento también fueron promocionados: José F. Mateu, asesinado por ETA en 1979, estuvo el TOP durante toda su existencia diez años como presidente y saltó al Tribunal Supremo en 1977. Y Antonio Torres-Dulce se jubiló en 1986 como presidente de la Audiencia de Madrid.

Por su parte, el juez de instrucción, José Garralda, llegó al Tribunal Supremo en 1980, en sustitución de Amat, que se jubilaba. Y también al Tribunal Supremo llegaron los dos fiscales del TOP de 1964: Antonio González y Félix Hernández.

De hecho, los tres presidentes que tuvo el TOP acabaron en el Tribunal Supremo. A los ya citados Amat y Mateu, hay que añadir José de Hijas, que se jubiló en 1986 como presidente de la Sala Segunda, la misma que juzgará a Garzón.

Algunos de estos magistrados fueron muy cercanos a dirigentes que luego militarían en el PP, como Manuel Fraga y Margarita Mariscal de Gante. Fraga dedicó a Amat “cálidos elogios” cuando fue nombrado, según el Abc del día siguiente. Y ya en democracia, cuando el ex TOP Luis Poyatos se vio envuelto en una polémica por haber contribuido, en tanto que fiscal de la Audiencia, a poner en libertad a un mafioso que acabó huyendo, Fraga salió raudo en defensa de “la justicia”.

Una década después, Mariscal de Gante, ministra de José María Aznar, intentó aupar a Poyatos como fiscal jefe de la Audiencia. No lo logró. Pero quedó claro que Mariscal compartía la devoción de su padre, el juez Jaime Mariscal de Gante, por Poyatos, con quien había coincidido en el TOP. Como su amigo, Jaime Mariscal de Gante también vio recompensada su labor en el TOP con una plaza en la Audiencia Nacional.

http://www.publico.es/espana/del-top-al-supremo.html

martes, 5 de diciembre de 2017

Un coronel falangista de la Guardia Civil vendía armas y explosivos a los grupos fascistas

El coronel nazi de la Guardia Civil
El pasado 1 de junio la jueza de Instrucción 4 de Alcalá de Henares amplió en nueve personas más el número de militares y guardias civiles investigados por vender armas y explosivos a los grupos fascistas. En total ya hay 16 acusados.

Entre los dirigentes de la banda está el coronel de la Guardia Civil Rodolfo Sanz Sánchez, más conocido por los alias de “Rudolf” y “El Nazi”, detenido en mayo de 2015 por su implicación en una red de tráfico de armas.

El coronel confesó a la prensa que es de ideología falangista y que asiduamente participaba en los homenajes a Franco y José Antonio Primo de Rivera. La banda era muy famosa en las cloacas neonazis. “Rudolf” llegó a reunirse en Madrid con un candidato a las elecciones europeas de Falange Española Independiente. Le ofreció un fusil de asalto M-16, grilletes y munición. Pero el falangista se decantó finalmente por una ametralladora valorada entre 4.500 y 5.000 euros.

La banda está relacionada con un falangista que estuvo en prisión por apuñalar a un joven en Guadalajara y el coronel “Nazi” también entregó un paquete sospechoso el 4 de abril de 2015 en la calle Canarias de Madrid a un candidato electoral del grupo fascista Alianza Nacional.

Esta mafia custodiaba las armas y municiones en diversos trasteros de alquiler en Madrid a los que denominaban “zulos”. En el radicado en los bajos de un edificio del número 199 de la calle Embajadores de Madrid, entre botellas de butano y cartones guardaban un total de 24 kilos de explosivo de los tipos TNT y PG-2, un material plástico utilizado por la Guardia Civil y el Ejército en dosis de gramos por su alto poder detonante. También había 12.500 cartuchos, decenas de petardos de trilita y armas de guerra.

El arsenal tenía capacidad para hacer saltar por los aires las viviendas donde se hallaba almacenado en secreto. El subteniente del Ejército Francisco C. M. también acumuló un polvorín casero en dos trasteros en Meco y Alcalá de Henares, donde guardaba cinco fusiles, dos subfusiles, 18 pistolas y revólveres, decenas de cañones y una mina contra carros.

La banda formó el arsenal con material suministrado por un subteniente del Ejército de Tierra en la reserva que, como Rodolfo, pasó diez meses en prisión preventiva tras las detenciones.

Además del tráfico de armas, la jueza investiga otros delitos de extorsión, pertenencia a organización criminal, revelación de información privilegiada, cohecho, riesgo provocado, descubrimiento y revelación de secretos, falsificación de documentos y omisión del deber de perseguir delitos, entre otros.

Todos trabajaban a las órdenes de Jesús de G.L., alias “El Grande”, un capitalista de Benavente con antecedentes por homicidio y amenazas. El jefe ejercía la violencia y el chantaje para cobrar deudas.

Entre los implicados aparece un miembro de los Grupos Rurales de Seguridad, tambien de la Guardia Civil, y además hay dos militares involucrados. Otro acusado es un funcionario civil del Ministerio de Defensa que pretendía transportar 11 millones de euros de procedencia desconocida. Otro miembro de la banda es un civil con antecedentes por narcotráfrico que sobornó al coronel Rodolfo Sanz datos reservados. También aparece un especulador segoviano que compró una pistola a la red mafiosa. Finalmente, otro es un detective privado con pasado neonazi.

El coronel falangista no sólo traficó con armas, sino que además cobró deudas con violencia e incluso asesoró a delincuentes sobre cómo huir de España. Aprovechaba su condición de guardia civil para filtrar a los delincuentes información sensible a las bases de datos de la Guardia Civil a cambio de un sueldo de entre 500 y 1.000 euros al mes.

En el sumario aparece que sus colegas se jactaban de las torturas: “No hace ni diez minutos que le acabo de romper la cabeza a un dominicano. ¡Le he dado una paliza que le he descojonado por completo!”, alardeó un guardia civil.

https://politica.elpais.com/politica/2017/02/14/actualidad/1487090041_119936.html
https://www.lanuevacronica.com/9-investigados-mas-en-el-caso-del-trafico-de-armas-del-coronel-de-la-guardia-civil

El parlamento australiano acoge a un fascista británico

El fascista británico Milo Yiannopoulos
Ayer el Parlamento australiano de Camberra recibió al fascista británico Milo Yiannopoulos, invitado por el senador “demócrata” David Leyonhjelm. La visita fue precedida, como corresponde, por los enfrentamientos de la víspera entre fascistas y antifascistas en Melbourne.

En febrero Yiannopoulos renunció al cargo de editor del portal de noticias Breitbart News a raíz de la polémica por sus comentarios favorables a la pedofilia.

“No diría que soy un discípulo suyo”, dijo el senador australiano que enfatizó que no comparte los polémicos puntos de vista del fascista, según el Canal 9 de televisión.

Yiannopoulos evitó hacer comentarios sobre las protestas nocturnas en las que se enfrentaron los antifascistas de Campaign Against Racism and Fascism y los fascistas de True Blue Crew que, a pesar de su xenofobia, apoyaban la visita de un extranjero a su parlamento. “No tengo nada que declarar por el momento”, dijo escuetamente Yiannopoulos al Canal 9 al referirse a las manifestaciones.

La policía tuvo que utilizar gases para poner fin a la reyerta entre ambos bandos y cerrar una calle desde la que se arrojaron piedras contra los vehículos policiales.

Yiannopoulos se encuentra en Australia para realizar varias presentaciones, pese a los intentos del Partido Verde en el Parlamento para que se vetara su entrada en el país.

Durante la proyección de unos vídeos en febrero de este año, Yiannopoulos bromeó sobre un encuentro sexual que tuvo de adolescente con un sacerdote católico: “No daría tan buen sexo oral si no fuera por el padre Michael”, dijo.

Además realizó otros comentarios en los que abogaba por las relaciones sexuales entre adultos y menores.

A causa del incidente, Yiannopoulos está vetado en ciertos medios cercanos al Partido Republicano. La editorial Simon & Schuster ha cancelado la publicación de su autobiografía y varios compañeros suyos de Breitbart News anunciaron su dimisión si no dimitía.
El Partido Republicano está en plena campaña acusando de pedofilia a Clinton y los demócratas. Mientras otros “demócratas”, los australianos invitan a Yiannopoulos a viajar a su país...

http://www.wradio.com.co/noticias/internacional/escritor-ultraderechista-milo-yiannopoulos-visita-el-parlamento-de-australia/20171204/nota/3

Policías de Honduras se declaran en huelga porque no quieren matar al pueblo

Cientos de efectivos policiales de Honduras se han declarado en huelga y se niegan a reprimir al pueblo que protesta por un supuesto fraude electoral en el país.

Ayer se declararon en huelga de “brazos caídos” y se niegan a reprimir a los manifestantes, que denuncian un fraude en las elecciones del pasado 26 de noviembre a favor del presidente Juan Orlando Hernández.

“En estos momentos estamos de brazos caídos (...) para manifestar nuestra inconformidad por lo que está pasando a nivel nacional. Nosotros somos pueblo y no nos podemos estar matando con el propio pueblo, nosotros tenemos familia”, indicó un portavoz de las unidades de las fuerzas especiales hondureñas, conocidas como COBRAS, en declaraciones a los periodistas durante un acto de protesta para expresar su negativa a reprimir a los manifestantes y hacer cumplir el toque de queda impuesto por el Gobierno.

La Policía Nacional, por su parte, publicó un comunicado para expresar su rechazo a la situación en el país, y pidió al Gobierno hondureño que busque la mejor salida a la crisis que se atraviesa el país desde hace más de una semana.

“Nuestro pueblo es soberano y a ellos nos debemos, por lo tanto, no podemos estar confrontando y reprimiendo sus derechos”, afirmó la Policía Nacional en la nota. “Abogamos a que se recupere la paz y tranquilidad para nuestro pueblo lo más pronto posible”, agregó.

Según el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras, el presidente Juan Orlando Hernández obtuvo casi un 43 por ciento de los votos, mientras que el candidato opositor Salvador Nasralla consiguió algo más del 41 por ciento de los sufragios. El anuncio de que Hernández había superado a Nasralla en el conteo de votos fue recibido con incredulidad y se habla de supuesto fraude en las urnas.

Las manifestaciones tras las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre en Honduras dieron lugar a que el Consejo de Ministros hondureño decretara el pasado viernes el estado de excepción y un toque de queda que regirá durante diez días para controlar las movilizaciones opositoras, en las que han muerto ya siete personas, conforme a los medios locales.

http://www.hispantv.com/noticias/honduras/361586/policia-huelga-reprimir-manifestacion-crisis-electoral

La Audiencia Nacional condena a los 12 raperos de ‘La Insurgencia’ a más de dos años de cárcel por cantar

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años y un día de prisión a los doce raperos del colectivo La Insurgencia acusados de delitos de enaltecimiento del terrorismo,quitándoles así la posibilidad de solicitar la suspensión de la pena de cárcel. El alto tribunal les condena también al pago de una multa de 4.800 euros y a nueve años de inhabilitación absoluta.

“Ahora toca recurrir al Supremo”, ha señalado a El Salto Saúl Zaitsev, uno de los miembros de La Insurgencia condenados. La sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional no rebaja ni un solo día la pena de cárcel solicitada por el fiscal José Perals -el mismo que 375 años de cárcel para los jóvenes del caso Altsasu-.

Es la misma sala de la Audiencia Nacional que juzgó y condenó a doce años de cárcel a Mónica C. y Francisco S. por la detonación de la Basílica de El PIlar de la Zaragoza con la que comenzaron los procesos judiciales relacionados con el supuesto terrorismo anarquista que dieron lugar a las operaciones Pandora, Piñata -cuyos procesos judiciales ya han sido archivados- e ICE, por la que Nahuel, un joven de 25 años, estuvo un año y medio en prisión preventiva y a día de hoy sigue en espera de juicio. La condena a Mónica y Francisco fue posteriormente reducida a cuatro años y medio por el Tribunal Supremo.

El proceso penal contra la Insurgencia ha sido instruido por la juez Carmen Lamela, ante la que los jóvenes se negaron a declarar. Iba dirigido contra los trece raperos de este colectivo, cinco de ellos residentes en Vigo. Uno de ellos no ha ido a juicio aun al ser menor de edad. Los doce llevados a juicio tienen entre 18 y 27 años de edad.

Durante el juicio, la Fiscalía defendió que las canciones de La Insurgencia “propagan un método violento para combatir un sistema que [los acusados] consideran injusto”. También reiteró que estos raperos hacen enaltecimiento del PCE(r)-Grapo. Comparándoles con yihadistas, el fiscal afirmó que "los acusados tienen una religión que es la lucha sindical obrera y que la explotación de los oprimidos merece una lucha armada contra determinados colectivos".

Los doce raperos de La Insurgencia son los primeros en ser condenados a más de dos años de prisión, por lo que, si el Tribunal Supremo no acepta su recurso, entrarán en la cárcel. Alfredo Remírez, detenido en una de las operaciones Araña, fue condenado a año y medio de cárcel por enaltecimiento tras llegar a un acuerdo con Fiscalía, pero posteriormente la Audiencia Nacional decidió su entrada en prisión por los antecedentes derivados de una causa anterior de enaltecimiento por pedir el acercamiento de presos con muñecos de cartón en las fiestas de Amurrio.

Más información:
- Represión fascista: cuando los jueces reconvierten los derechos en delitos